¿Adónde nos lleva el pachamamismo?

Pablo Stefanoni

09/05/2010

La cumbre de Tiquipaya, más allá de los pollos, los gays y los calvos que ocuparon amplias portadas de los medios, en lo que podría interpretarse como un lapsus presidencial, dejó una evidencia hacia el futuro: el proceso de cambio es demasiado importante para dejarlo en manos de los pachamámicos. La pose de autenticidad ancestral puede ser útil para seducir a los turistas revolucionarios en busca del “exotismo familiar” latinoamericano y más aun boliviano (al decir de Marc Saint-Upéry) pero no parece capaz de aportar nada significativo en términos de construcción de un nuevo Estado, de puesta en marcha de un nuevo modelo de desarrollo, de discusión de un modelo productivo viable o de nuevas formas de democracia y participación popular. Más bien, el pachamamismo –una suerte de “neolengua” a la moda- contribuye a disolver las profundas ansias de cambio de los bolivianos en el saco roto de una supuesta filosofía alternativa a la occidental, aunque a menudo es aprendida en espacios globales como los talleres de ONGs, en la calma de la Duke University o en los cursos supervisados por Catherine Walsh en la Universidad Andina o la Flacso Ecuador. Al final de cuentas, como queda cada vez más en evidencia, estamos en presencia de un discurso indígena (new age) global con escasa capacidad para reflejar las etnicidades realmente existentes. Y como en los países del socialismo real, esta “neolengua” puede ampliar hasta el infinito el hiato entre el discurso y la realidad (¿por qué no dicen nada del extractivismo y la reprimarización de la economía?, por ejemplo), debilitando las energías transformadoras de la sociedad.

Así, en lugar de discutir como combinar las expectativas de desarrollo con un eco-ambientalismo inteligente, el discurso pachamámico nos ofrece una catarata de palabras en aymara, pronunciadas con tono enigmático, y una cándida lectura de la crisis del capitalismo y de la civilización occidental. O directamente, exabruptos interpretativos, como el de Fernando Huanacuni, funcionario de la Cancillería, que le dijo a un diario argentino que el sismo en Haití fue un pequeño aviso del ímpetu económico-global-cósmico- telúrico-educativo de la Pachamama.

¿Acaso [el alcalde electo de El Alto y cuestionado dirigente sindical] Edgar Patana hace política desde una nueva espiritualidad, [el senador y Ejecutivo campesino] Isaac Ávalos interviene en el Senado pidiéndole permiso al abuelo Cosmos o [el viceministro de Régimen Interior] Gustavo Torrico manejará la Policía con el criterio de que los derechos de la Pachamama (y de las hormigas) son más importantes que los derechos humanos?

En Europa hay mucha más conciencia del reciclado de basura (incluyendo los plásticos) que en nuestro país, donde en muchos sentidos está todo por hacer, y un ecologismo informado –y técnicamente sólido- parece mucho más efectivo que manejar el cambio climático desde una supuesta filosofía originaria, a menudo una coartada de algunos intelectuales urbanos para no abordar los problemas urgentes que vive el país. Muchos de los errores oficiales en la cumbre no son ajenos a haberle entregado a los pachamámicos la temática del cambio climático, cuya irresponsabilidad impide a Bolivia jugar con seriedad en las grandes ligas mundiales. A muchos intelectuales, el laboratorio boliviano puede darles ingentes insumos para sus investigaciones, y muchas ONG están encantadas de financiar todo tipo de experimentos sociales. Pero para los bolivianos el costo de una nueva oportunidad perdida sería impagable por todos los proyectos de la Cooperación juntos.

Addendum

[Lo antedicho]
provocó una respuesta airada de algunos compañeros, que –sin ser mencionados–
se consideran parte de la corriente pachamámica, a la que, sin ninguna
evidencia, buscan transformar en sinónimo de indígena y en la base ideológica
única del actual proceso de cambio. En realidad, el indianismo era inexistente
en el Chapare, y en el Altiplano, Felipe Quispe hablaba menos de la Pacha-Mama
y el Pacha-Tata que de tractores, Internet, proyectos de desarrollo rural para
los comunarios, en el marco de un proyecto nacionalista aymara. Kataristas e
indianistas hacían política; los pachamámicos esoterismo. Yo nunca vi, pero
quizás me equivoque, un bloqueo por el “vivir bien”.

Tampoco el pachamamismo fue la base discursiva de las rebeliones indígenas del
siglo XVIII, XIX o XX, como Forrest Hylton lo muestra para Chayanta (1927),
allí los caciques apoderados reclamaban educación y reconocimiento de sus
autoridades y de sus tierras en alianza con sectores de la izquierda urbana,
con una interpelación cargada de discursos antiesclavistas
moderno/occidentales. Y en los 40 y 50 los sindicatos rompieron, en muchas
regiones, con el rol conservador de las autoridades tradicionales en la
preservación de un statu quo neocolonial. Muchas de sus categorías, como el
chacha-warmi por tomar sólo una, no resisten la investigación histórica, y
según Milton Eyzaguirre tiene más que ver con la imposición de la visión
católica del matrimonio que con costumbres ancestrales. ¿Descolonizar será
volver a las dos repúblicas del Virrey Toledo? Al fin de cuentas hay
pachamámicos no indígenas e indígenas no pachamámicos -posiblemente la mayoría-
por lo que considerar racista a cualquier crítica no tiene mucho asidero.
Aunque parece profundamente radical, su generalidad “filosófica” no da ninguna
pista sobre la superación del capitalismo dependiente, el extractivismo o el
rentismo, ni sobre la construcción de un nuevo Estado, o la necesidad de formas
“post peguistas” de hacer política. Aunque tiene poca incidencia en el
Gobierno, el pachamamismo emite un discurso útil para que cualquier debate
serio caiga en la retórica "filosófica" hueca.

El debate sobre la descolonización no puede dejar de lado la tensión entre la
supervivencia del gueto (bajo la forma de la preservación de la identidad y la
cultura ‘ancestrales’ o de las teorías del indio ‘buen agricultor’ o
directamente buen salvaje- ecológico estilo Avatar) y la asimilación: acceso a
la cultura ‘universal’. Posiblemente de una vía intermedia entre ambos extremos
pueda surgir un camino exitoso de descolonización y movilidad social y
cultural. (Por algo en algunas haciendas, los propietarios, no precisamente
pluri-multis, sólo dejaban entrar a curas que hablaran en aymara con sus
colonos…no fuera que aprendieran castellano y se marcharan).

El pachamamismo impide discutir seriamente –entre otras cosas– qué es ser
indígena en el siglo XXI. ¿Acaso el propietario aymara de una flota de
minibuses en El Alto, convertido al pentecostalismo, se puede asimilar sin más
con un comunario del Norte de Potosí que sigue produciendo en el marco de una
economía étnica? ¿cómo es posible aplicar el modelo comunitarista en un país
mayoritariamente urbano y atravesado por todo tipo de
hibridaciones/migraciones/inserción en los mercados globales y surgimiento de
una burguesía comercial indígena/chola? Y finalmente: ¿quién eligió a los
globalizados intelectuales “pachamámicos” para hablar en nombre de los
indígenas de Bolivia y del mundo? Sí, son preguntas de un “mono-pensador” pero
quizás valga la pena responderlas.

Pablo
Stefanoni
es director de Le Monde Diplomatique
Bolivia

Fuente:
Página 7 (La Paz, Bolivia), 27 de abril y 4 de mayo de 2010