Afganistán: razones ocultas para recursos ocultos

Judy Cannon

19/07/2009

Los EEUU gastan 100 millones de dólares al día en la guerra de Afganistán y 7 millones más diarios en su reconstrucción. Se ha comprometido a gastar 2,4 billones en los próximos 10 años. Enormes y caros edificios se han construido en Kabul, ahora "propiedad de los señores de la guerra". El tráfico de drogas de Afganistán hacia EEUU y Europa genera unos 500 millones de dólares al año.

 Estas cifras las cita la activista afgana Malalai Joya al tiempo que deplora la extrema pobreza en Afganistán que aflige a sus 18 millones de habitantes, la mayoría sobreviviendo con menos de 2 dólares al día. Tanto las mujeres como los hombres afganos necesitan ayuda, afirma. No apoyan ni a los talibanes ni a los señores de la guerra.

 Malalai Joya, 30 años, estuvo en Australia en el lanzamiento de su libro Raising My Voice publicado por la Editorial Pan Macmillan Australia. En los pasados años ha alzado de tal manera su voz que ya son cinco los intentos de asesinato sobre ella. En Afganistán debe viajar con guardaespaldas. A menudo sólo puede permanecer una noche en cada localidad y después debe partir. Asegura que arriesga su vida para que aquellos que cometieron crímenes puedan ser llevados a la Corte Penal Internacional como un paso adelante hacia la democracia en su país. A escala internacional cuenta con un seguimiento notable.

 Está llamando a las fuerzas extranjeras a abandonar Afganistán incluyendo las de EEUU y las de la OTAN, afirma que "estamos entre dos enemigos, por un lado los talibanes y por el otro las fuerzas de EEUU/OTAN junto a sus amigos los señores de la guerra. Estamos entre dos poderosos enemigos. Por tierra los talibanes y los aliados del norte continúan cometiendo crímenes y fascismo contra mujeres y hombres en nuestro país. Desde el cielo las fuerzas de ocupación bombardean y matan civiles".

 Pide que la gente se levante y proteste contra sus gobiernos y su "política errónea" de intervención militar en Afganistán.

 Afirma que 400 civiles fueron asesinados y que se arrojó fósforo durante los bombardeos de EEUU. Ve la política del presidente Barack Obama igual de mala que la del presidente George W. Bush. "Queremos acciones contra los crímenes de guerra", dice, no sólo contra los señores de la guerra también contra los británicos y estadounidenses.

 "Estos países gastan dinero y sangre en Afganistán y yo, en nombre de mi pueblo, envío mis condolencias a aquellos que perdieron a sus hijos, a sus maridos en Afganistán por haber sido matados".

 La ONU debe asegurar que países como China, Irán, India, Pakistán, Uzbekistán, Turquía, Rusia entre otros cesen con su influencia y tráfico de armas para los señores de la guerra.

 Sin embargo ambos, Rusia y China, competían con los EEUU por el control energético de toda la región, afirma.

 Estimaciones de la US Geological Survey de 2006 y del Ministerio de Industria y Minas afgano indican que el norte de Afganistán poseería más reservas de petróleo y gas de las que se creía inicialmente.

 El ministro adjunto de industria y minas afgano, el ingeniero Mohammad Akram Gheyasi, declaró a la agencia de noticias Bakhtar News (22 de septiembre de 2006): De acuerdo a hallazgos previos, las provincias del norte, Balkh, Jozjan, Faryab y Sare-e-Pol, tienen 6 campos de petróleo, y 120.000 millones de metros cúbicos de petróleo han sido identificados. Hay 45 millones de toneladas de reservas geológicas y 14,5 toneladas de potencial petróleo que puede ser extraído. Los recursos desconocidos de gas y petróleo del norte de Afganistán podrían ser mayores. Los hallazgos muestran que de media el norte de Afganistán tiene 1.600 millones de barriles de crudo 15.600 millones de pies cúbicos de gas natural.

 Malalai Joya escribe en su libro que la OTAN quiere permanecer en Afganistán para asegurar que Occidente tiene un mejor acceso a los recursos naturales de su país, que incluyen depósitos masivos de cobre y otros metales, hierro y gas natural. "Recientemente, China ofertó miles de millones de dólares con éxito por el derecho a explotar nuestros depósitos de cobre, que se estima están valorados en 800.000 millones de dólares. Con el gobierno actual que tenemos, el más corrupto de la historia de Afganistán, estos recursos serán saqueados mientras que el dinero caerá en pocas manos. Si pudiéramos establecer un gobierno realmente democrático sin interferencia extranjera, estos recursos energéticos y mineros podrían desarrollarse en beneficio de todos los afganos".

 En la promoción de su libro en Avid Books, en la ciudad de Brisbane, habló apasionadamente sobre la desesperación afgana, hablando de como un hombre se suicidó porque no ganaba suficiente dinero para alimentar a su joven familia y como algunas mujeres llegaron a tal grado de desesperación que vendieron sus bebés o niños por 10 dólares. Un gran número de afganos sigue desempleado.

 Los talibanes, dice, son terroristas. Está enojada porque aunque describa algunas de las cosas terribles que les suceden a las mujeres afganas  la prensa occidental no se hace eco de ello. Cómo, por ejemplo, mujeres son violadas ante sus hijos por líderes fundamentalistas que además orinan en la boca de los niños.

 Su página web relata como una niña hazara de 7 años, llamada Shiquiba, fue violada el año pasado por asaltantes desconocidos; Anisa de 12 años de la provincia de Sari Pul fue secuestrada y violada por 5 hombres; el cuerpo devastado de 14 años de Shuqufa  fue encontrado en un montón de basura en las afueras de Kabul; y como Bashira también de 14 años fue violada por 3 hombres uno de los cuales es hijo de un miembro del parlamento. Según grupos pro derechos humanos nunca se les castigó porque se sobornó a oficiales afganos.

 Hace dos años en una entrevista (On line opinion, 2007) Malalai Joya declaró: "Tenemos una mafia de la droga en Afganistán y el llamado gobierno está altamente implicado, con los señores de la guerra." Actualmente alega que 4 ministros del gobierno están implicados. Los occidentales son engañados por hombres bien afeitados con "traje y corbata".

 En su libro escribe "ya es suficientemente malo que criminales de guerra lleven la máscara de la democracia y se sienten en nuestro Parlamento donde son libres de proponer un proyecto de ley de amnistía asegurándose que nunca serán llevados ante la justicia. Pero quizás lo más desagradable es que, debido al silencio de todos los gobiernos occidentales, estos criminales han conseguido inmunidad también a nivel internacional. Hace tiempo que debieran haber sido llevados a La Haya para ser juzgados". 

 Su viaje hacia una poco envidiable relevancia comenzó cuando, como delegada elegida en diciembre de 2003 al órgano constitucional de la Loya Jirga para líderes regionales y tribales, habló públicamente en contra de la dominación de los señores de la guerra. Elegida en el Parlamento afgano en septiembre de 2005, compañeros parlamentarios la suspendieron en 2007 por su franca visión.

 Ahora tiene que decidir si se presenta de nuevo al Parlamento en las elecciones de agosto,  muchos partidarios le han urgido a hacerlo. Muchas mujeres le han dicho que la apoyan pero no se lo pueden decir a sus maridos porque se divorciarían. Asimismo organizaciones no gubernamentales le han dado su apoyo pero no se atreven a declararlo abiertamente. Todavía no ha dicho cuál será su decisión; sólo que está segura que las elecciones no serán justas.

 Del futuro dice "todo el mundo habla siempre de qué pasaría si las tropas nos dejaran - una guerra civil -  pero nadie habla de la guerra civil de hoy en día". Desgraciadamente Australia ha seguido la mala política de los EEUU, "que es una burla de democracia y burla de guerra contra el terror, y es una guerra criminal lo que aquí hacen".

 Aceptando que existe el peligro de la guerra civil, dice en su libro, "es importante que otras medidas se tomen además de la retirada de las tropas. Además del muy necesario desarme de los señores de la guerra y sus milicias, la comunidad internacional debe apoyar y fortalecer los partidos e individuos democráticamente conscientes capaces de luchar contra la influencia del extremismo y traer una democracia real a nuestro país".

Afganistán ha estado siempre en camino de conquistadores por su localización estratégica en la encrucijada de Asia Central, entre India y Rusia, Persia (Irán) y China, pero "no se puede traer la paz mediante la guerra" declara, "ningún país puede dar la liberación a otro país, sólo pueden crecer y florecer cuando son plantadas por la gente en su propio suelo y regadas por su sangre y sus lágrimas".

 En su provincia, Farah, recientemente ha habido grandes manifestaciones. Ella ve en Afganistán un gobierno fascista similar al de Irán. De la misma manera que los iraníes recientemente se han levantado, ella cree que algún día, como una seta, las fuerzas del subsuelo de Afganistán se alzarán. Mientras tanto arriesga su vida por decir cosas como ésas.

Judy Cannon es periodista y escritora.

Traducción para www.sinpermiso.info: Txomin Martino

 

Fuente:
www.onlineopinion.com.au, 14 julio 2009