Alemania: La degradación de las condiciones de trabajo

Erika Mezger

11/02/2017

La seguridad laboral y un entorno físico seguro son aspectos cruciales de la vida laboral, y estos son los pilares en los que se asienta la principal economía de Europa. Sin embargo, hay varios aspectos de la relación entre patronos y empleados que sitúan a los trabajadores alemanes muy por debajo y más allá de la situación de los trabajadores en otros países europeos. Esta es la conclusión de la Encuesta Europea de Condiciones de Trabajo tras comparar a los trabajadores alemanes con los del resto de Europa.

Las realidades del trabajo en Europa pueden ser muy diferentes de una región a otra y comparar las experiencias del día a día de un empleado de oficina en Trier y de un trabajador agrícola en la Toscana puede parecer una tarea imposible. No obstante, se pueden identificar tendencias generacionales, nacionales y regionales, y datos que a primera vista pueden parecer inocuos pueden revelar cuestiones significativas cuando se analizan detalladamente.

La sexta Encuesta Europea sobre las Condiciones de Trabajo (EWCS), realizada en 2015, incluía entrevistas a 43.850 trabajadores - empleados y trabajadores por cuenta propia - en 35 países europeos. No es un mero ejercicio académico, se interrogó a trabajadores en toda Europa acerca de sus condiciones de empleo, horas de trabajo, exposición a los riesgos, la organización del trabajo, capacitación y formación, conciliación de la vida laboral, la salud y el bienestar y otras cosas. Se obtiene una imagen de lo que es trabajar en Europa, y se detallan las preocupaciones y aspiraciones de los trabajadores europeos. Algunos de los resultados de la encuesta muestran tendencias bien establecidas, y reflejan el impacto desigual de la reciente crisis financiera. Por ejemplo, los hogares de Europa meridional y oriental exhiben las mayores dificultades para llegar a fin de mes, mientras que los países en el norte y oeste de Europa tienen menos dificultades. Las cuestiones relacionadas con la seguridad laboral también muestran tendencias conocidas, y los encuestados en Alemania y otros Estados miembros occidentales y septentrionales de la UE muestran una relativa seguridad laboral, mientras que en los países mediterráneos - y, en particular España – se recogen niveles muy altos de inseguridad.

Porcentaje de personas en la UE que creen que pueden perder su empleo en los próximos seis meses

Para acceder a los datos de la encuesta aquí

Hasta cierto punto es de esperar. La crisis económica puso de manifiesto fragilidades económicas en varios países del sur de Europa, mientras que Alemania es la economía nacional más grande de la UE - una tendencia que se vio reforzada por un crecimiento económico (PIB real) que aumento el 1,9% en 2016. En este contexto, ¿no es el concepto de "convergencia" un mero sinónimo educado para alcanzar a Alemania?

Los resultados de la sexta EWCS desmontan estas preconcepciones y muestran que, a pesar de que la seguridad del empleo y un entorno físico seguro son aspectos cruciales de la vida laboral en Alemania, hay otros factores que deben ser considerados. Por ejemplo, Alemania recibe una calificación promedio inferior en el índice sobre el entorno social que mide el grado en que los trabajadores experimentan relaciones sociales de apoyo, así como comportamientos sociales adversos como intimidación y acoso.

Alemania también registró el porcentaje más bajo de trabajadores que dicen que su jefe inmediato les alienta y apoya en sus tareas. Esta conclusión se ve agravada por el hecho de que Alemania tiene el segundo porcentaje más alto de trabajadores que señalan que necesitan más formación para hacer frente con éxito a sus tareas. Hay una serie de posibles explicaciones para estos resultados, por ejemplo, el índice de entorno social es muy sensible a la cultura y las relaciones sociales en el trabajo, y puede darse el caso de que, debido a su enfoque en la investigación y el desarrollo, en el mercado laboral alemán repercutan más los rápidos cambios que han sido provocados por la digitalización en los últimos años que en otros estados miembros de la UE.

Evidentemente, los buenos resultados económicos, sin duda, puede tener un impacto positivo en el mundo del trabajo, pero no garantizan automáticamente la calidad de trabajo y la satisfacción.

Aquí es interesante observar los diferentes perfiles de calidad del empleo en EWCS. El informe agrupa los trabajos que obtuvieron una evaluación similar en términos de las diferentes dimensiones de la calidad del empleo con el fin de crear cinco perfiles distintos: alta calidad del empleo, buenos, trabajo manual activo, con presión y baja calidad de empleo. Alemania alcanza los niveles promedio de la UE en empleos de alta calidad, que se caracterizan por mayores ingresos, formación y autonomía, entorno social y físico y perspectivas de carrera, aunque con un mayor riesgo de mayor intensidad de trabajo. También cuenta con una cuota media de puestos de trabajo buenos – que se suelen caracterizar por tener muchas de las características que se asocian con el bienestar.

Cabe señalar, sin embargo, que el 15% de los puestos de trabajo en Alemania se puede describir como de 'mala calidad': lo que significa que su puntuación es negativa en todos los índices de calidad del trabajo, con las puntuaciones más bajas para la utilización de capacidades, salario y perspectivas de carrera. Esta cifra es ligeramente inferior a la media de la UE, pero muestra que a pesar del fuerte crecimiento económico, Alemania, al igual que otros países de Europa, no es inmune a la segmentación del mercado de trabajo - un fenómeno con posibles consecuencias económicas y políticas de amplio alcance .

De hecho, investigaciones anteriores han demostrado que Alemania tiene el mayor porcentaje de trabajadores por debajo del 60% del salario medio, y que se ha producido un progresivo "vaciamiento" del mercado de trabajo alemán desde la década de 1990 - con una disminución de trabajos de nivel medio. Queda por ver cuál será el impacto de la introducción del salario mínimo en Alemania en este fenómeno a largo plazo.

No existe ni una economía ni un mercado de trabajo perfectos en Europa. La EWCS muestra que las condiciones de trabajo pueden variar de forma significativa al considerar diferentes aspectos de la vida laboral, y que las preconcepciones sobre las economías nacionales y la calidad del empleo pueden no corresponder a la realidad cuando esta se analiza en profundidad. Por eso la investigación empírica es tan importante para diseñar las políticas en Europa.

Directora Adjunta de la Fundación Europea para la Mejora de las Condiciones de Vida y de Trabajo (Eurofound).
Fuente:
https://www.socialeurope.eu/2017/02/europes-perfect-economy-european-working-conditions-survey-tells-us-germany/
Traducción:
Enrique García