China: Xi Jinping completa su contra-reforma

Gilles Taine

03/04/2018

Al final de la sesión de la ANP, Xi Jinping ha anunciado el fin de las reformas y de la apertura iniciadas en 1978. Es decir, la concentración del poder en la cúspide, la interferencia del partido en la gestión de la administración del estado y su dictadura personal: lo que Deng Xiaoping identificó en su momento como problemas, ahora se presentan como soluciones.

Es una revolución que el número 1 del régimen y sus aliados han hecho en espacio de seis meses, entre el Congreso del Partido y la sesión de la Asamblea Nacional Popular (ANP) que finalizó este 20 de marzo. Esta primera sesión de la "nueva era" establecida por Xi Jinping en el XIX Congreso del Partido Comunista (PCCh) en octubre de 2017, se ha caracterizado por múltiples decisiones, aprobadas por las "dos asambleas". 

Eliminación del límite de mandatos para los cargos de Presidente y Vicepresidente de la República Popular; creación de una nueva super-agencia para la lucha contra la corrupción; reorganización del aparato del partido y el Estado; mención de "la característica fundamental del socialismo con características chinas es el carácter dirigente del Partido Comunista de China" en el artículo I de la Constitución ... Todas estas decisiones están redefiniendo el régimen chino. Su objetivo es aumentar el poder del partido y de su secretario general en el sistema.

  • Supresión de los límites de mandatos

Como ha mencionado Mediapart aquí y allí , la decisión de eliminar los límites del mandato para el presidente y el vicepresidente, anunciada el mes pasado en una declaración de la agencia de noticias Xinhua, fue confirmada por el 99% de los “representantes" del pueblo chino. Además de confirmar la voluntad de Xi Jinping de mantenerse en el poder el mayor tiempo posible, esta enmienda constitucional permite que el líder supremo reconstruya el tándem de choque que formó con Wang Qishan durante su primer mandato, cuando aquel era jefe de la Comisión de disciplina central del partido.

El mantenimiento de Wang Qishan en el cargo, a pesar de su edad, había sido una de las cuestiones centrales del XIX Congreso. Era un ejemplo de que Xi Jinping se atrevería a romper la regla no escrita de que un cuadro no puede permanecer en el Politburó después de cumplir 68 años. Xi no rompió finalmente esta regla. Pero para violar mejor otra, en este caso constitucional, para permitir que su aliado más cercano pueda potencialmente estar a su lado ad vitam aeternam.

Wang Qishan ha sido nombrado vicepresidente por unanimidad a falta de un voto (probablemente el suyo). Y es el primero desde 1998 que no ejerce otra función dentro del aparato estatal o del partido, lo que, paradójicamente, indica que será probable que el vice presidente más poderoso desde entonces.

Gracias a sus contactos en Wall Street y en las instituciones financieras de Estados Unidos, Wang Qishan tendrá a corto plazo la difícil tarea de apoyar al nuevo Primer Ministro y otro hombre de confianza Xi, Liu Wei, en la negociación con Donald Trump y evitar una guerra comercial con Estados Unidos.

  • Creación de una Comisión Nacional de Supervisión

La reforma constitucional también crea una nueva Comisión Nacional de Supervisión por encima del Tribunal Supremo y la Fiscalía. Su tarea es extender la lucha contra la corrupción a todos los funcionarios públicos que trabajan para los departamentos y los gobiernos locales, pero también a los hospitales, escuelas o los medios de comunicación, ya sean miembros del partido o no. La creación de esta institución y su cuasi-fusión con la Comisión Disciplinaria pretende legalizar los peores abusos de la lucha contra la corrupción hasta ahora.

Los investigadores serán a la vez agentes de policía, fiscales, jueces e incluso abogados de la defensa, ya que el Liuzhi les permite denegar el acceso de los abogados a un caso por un período de tres meses, extensible una vez. También pueden optar por prescindir de la obligación de informar de un arresto a la familia del sospechoso dentro de las veinticuatro horas, si creen que podría perjudicar a la investigación. Esta reforma constitucional completa el trabajo de legalización de la arbitrariedad que comenzó en 2012 con la reforma del Código de Procedimiento Penal. Se legaliza la desaparición forzada del sospechosos en casos de terrorismo o ataque a la seguridad del Estado.

Con estas reformas constitucionales, políticas y judiciales, Xi Jinping, cambia fundamentalmente el régimen chino reformado por Deng Xiaoping en 1978. Y reduce el margen de maniobra de los que exigen un mayor respeto de la Constitución.

La protección de las libertades fundamentales sigue inscrita en la Constitución, pero esta revisión legítima los aspectos más retrógrados del régimen. Ahora se asume un régimen dictatorial y arbitrario, centralizado y cada vez más personal. Como ha señalado en su blog el abogado estadounidense especializado en derecho chino Jerome Cohen, "el propósito de Xi es superar a Stalin evitando al mismo tiempo la locura asesina, pero podría llegar. Sin duda va a seguir el camino estalinista de la centralización del poder, la represión de la disidencia y promover un modelo basado en la ‘estabilidad de la ley'" .

"Xi puede decir: el partido soy yo, y el Partido es el estado"

Este deseo de centralizar el poder y de una fusión paulatina del partido y el aparato estatal es también evidente en su reorganización, que detalla en un extenso documento publicado por la agencia de noticias Xinhua. Este texto anuncia la creación de una 'Comisión jurídica del gobierno’ y un 'pequeño grupo impulsor’ de la formación dentro del aparato del partido. Además, otros cuatro pequeños grupos impulsores sobre la profundización de las reformas, la seguridad informática, la economía y las finanzas y asuntos exteriores (todas presididas por Xi) se convierten en comisiones.

Estos nuevos órganos son responsables de la elaboración de políticas en su campo. Sus oficinas se sitúan físicamente en las administraciones estatales para destacar mejor la fusión del Partido y el Estado. El documento toma nota de la fusión de la Escuela Central del Partido Comunista y de la Escuela Nacional de Administración, para garantizar totalmente que todos los gerentes tienen un buen dominio del "pensamiento socialista con características chinas en la nueva era de Xi". La Oficina de Personal es absorbida por el Departamento de Organización, que de este modo controlará el nombramiento de todos los funcionarios, miembros del partido o no.

El departamento de propaganda ve su poder sobre la prensa, el cine y la edición ratificado. Y el Frente Unido absorberá las comisiones de minorías étnicas, de asuntos religiosos y la oficina de los chinos de ultramar, que salen del aparato del Estado chino.

En resumen, como el sinólogo Jean-Philippe Beja, investigador emérito del CNRS, señala: "Xi Jinping, quien había expresado su deseo de transformar el partido en una máquina eficaz para vencer la resistencia de los grupos de presión y burocráticos, ha puesto en marcha la segunda fase de su plan: la absorción del Estado por el Partido. Va en contra de todas las medidas adoptadas por el partido desde la muerte de Mao, que buscaban separar los dos aparatos para evitar los excesos del período anterior. La implementación del Estado de Derecho ( "Yifa Zhiguo") hoy significa que el partido hace la ley y está legalmente en el corazón del aparato estatal. Xi puede decir hoy: el Partido soy yo, y el Partido es el Estado”.

En el aparato de estado, la creación de un super regulador financiero, del ministerio de medio ambiente con poderes ampliados y de un departamento dedicado a la gestión de la ayuda internacional a China tiene como objetivo satisfacer dos objetivos: en primer lugar, contrapesar unas burocracias consideradas demasiado poderosas; por el otro, aclarar las competencias de las distintas instituciones para mejorar la eficiencia de la acción gubernamental.

El nuevo ministerio del medio ambiente, por ejemplo, incluye entre sus prerrogativas las políticas relacionadas con el cambio climático y la emisión de gases de efecto invernadero (anteriormente en manos de la Comisión Nacional para las Reformas) y el trabajo de lucha contra la contaminación , que anteriormente era responsabilidad de los ministerios de recursos de tierra y agua. También es responsable de la gestión general del agua, lo que es positivo según los ecologistas chinos contactados por Mediapart.

Del mismo modo, la creación de una Agencia Nacional para la Cooperación y el Desarrollo internacional podría clarificar cómo China ejecuta sus programas de ayuda al desarrollo y su política de la "Nueva Ruta de la Seda", dos aspectos de su política exterior que no podrían ser más opacos en este momento.

Hace casi cuarenta años, en 1980, Deng Xiaoping creía que el PCCh tenía que enfrentarse a cuatro retos principales para asegurar su sostenibilidad y la construcción de una China mejor:

  • La concentración excesiva de poder en la parte superior de la jerarquía.
  • El hecho de que los cuadros superiores del partido acumulaban demasiados cargos. "Hay un límite a los conocimientos, la experiencia y la energía de todo el mundo”.
  • La interferencia excesiva del partido en la gestión de gobierno. "Es hora de diferenciar las responsabilidades de ambos aparatos y dejar de interferir el uno en el otro”.
  • Por último, y lo más importante, "hay que centrarse en los intereses a largo plazo del Partido y el problema de la sucesión a la cabeza del poder".

Parece que los problemas de ayer se han convertido en las soluciones del mañana.

Sinólogo francés, colaborador habitual de Mediapart.
Fuente:
https://www.mediapart.fr/journal/international/300318/chine-xi-jinping-acheve-sa-contre-reforme
Traducción:
Enrique García