Congreso de EH Bildu

Beñat Zaldua

18/06/2017

Reivindicando la revolución democrática como la mejor receta frente a la «revolución conservadora» puesta en marcha también en Gasteiz, Arnaldo Otegi fue elegido y se estrenó ayer como coordinador general de EH Bildu. Fue en el palacio Euskalduna, donde culminó el proceso de reconstitución de «la casa común de la izquierda soberanista».

Abertzale y de izquierdas sin complejos, independentista, dispuesta a disputar la hegemonía al PNV y plantar cara a la «revolución conservadora» en marcha, y con leve acento catalán al menos hasta el 1 de octubre. Así esbozó el carácter de EH Bildu su nuevo coordinador general, Arnaldo Otegi, en el congreso reconstituyente culminado ayer en el palacio Euskalduna de Bilbo, en que la nueva dirección recibió el apoyo del 84% de los participantes en el proceso.

Con el trabajo previo encarrilado y los aspectos organizativos y técnicos aclarados –EH Bildu es desde ayer una federación con un reparto de poder mixto entre los cuatro partidos fundadores y los bilkides–, la atención se centró ayer en los discursos políticos con los que Otegi y la portavoz de EH Bildu en el Parlamento de Gasteiz, Maddalen Iriarte, se encargaron de vestir la renovación de lo que el nuevo coordinador general definió como «la casa común de la izquierda soberanista».

Ayudado por el dinámico –y breve– formato del Congreso, y con el público predispuesto tras las intervenciones de la propia Iriarte y de las representantes internacionales, Otegi arrancó alabando «la enriquecedora suma de diferentes culturas políticas» que constituyen EH Bildu. Lo hizo al inicio de un discurso con tres subrayados y una postdata. Subrayado primero: «Somos abertzales. Hace tiempo que no se utiliza la palabra, pero nosotros la reivindicamos». Subrayado segundo: «Somos de izquierdas, de una izquierda plural sin complejos que va desde la socialdemocracia hasta planteamientos comunistas».

Dos ejes clásicos –nacional y social– que en el siglo XXI desembocan en una doble negación según Otegi: «Negamos a las élites que tengan derecho a destruir las condiciones materiales de vida de la gente y negamos al Estado español que tenga el derecho a tomar decisiones sobre esta nación». Negaciones que se acompañan de sus correspondientes afirmaciones: «Reivindicamos la soberanía del pueblo vasco para decidir su futuro y reivindicamos la soberanía para que cada ciudadano recupere y decida sobre su vida».

«Queremos un Estado refugio para proteger y cuidar a la gente», resumió Otegi antes de llegar al subrayado tercero: «Hay una revolución conservadora en marcha también en Euskal Herria». Tras cargar contra las oligarquías financieras y contra el Estado español, Otegi centró la recta final de su discurso en la política nacional, recordando que «no todas las decisiones y recortes vienen de Madrid o Bruselas». «No vamos a apoyar ninguna política neoliberal», advirtió antes de pedir que «nadie confunda la responsabilidad de país, que ejercemos cada día, con el interés legítimo a disputar la hegemonía».

Y la postdada –previo recuerdo al recientemente fallecido líder irlandés Martin McGuinness– tuvo como irremediable destino a Catalunya, con la que Otegi prometió estar «a las duras y a las maduras». «La batalla que se libra en Catalunya es también nuestra batalla», aseguró antes de acabar volviendo la vista a casa: «Nadie debería apoyar a un partido que amenaza de esta manera a Catalunya».

Agentes de cambio

Antes de Otegi fue Iriarte la que subió ante el micrófono del Euskalduna con la nueva dirección de EH Bildu a sus espaldas. La principal voz de la federación en el Parlamento de Gasteiz calificó de «fructífero» el proceso reconstituyente, del cual destacó «el amor y la pasión» recogidas durante todo el proceso precongresual: «Esta es otra forma de hacer política».

Iriarte repasó los seis años de vida de EH Bildu para reivindicar, acordándose de Nafarroa, Iruñea, Gasteiz o Gipuzkoa durante la anterior legislatura, que «si ha habido cambio, es por EH Bildu». «Nosotros somos la única alternativa en este pueblo, no lo olvidéis, creéroslo», añadió la parlamentaria, que también calificó de forma enfática a la formación como «el único proyecto político que trabaja a favor de la independencia».

Amplias mayorías

Antes de dar paso a los discursos de clausura, la parlamentaria Jasone Agirre –nueva secretaria de la diáspora– y el exalcalde de Donostia Juan Karlos Izagirre condujeron un congreso en el que se informó de los resultados de las votaciones realizadas a lo largo de las últimas semanas. El bloque de dirección en el que, junto a Otegi, se dan cita Garikoitz Mujika, Ainhoa Beola, Koldo Castañeda, Maider Carrere y Josu Juaristi se aprobó con 2.147 votos a favor (84%). Con un porcentaje parecido fueron validados tanto los responsables de cada herrialde como la mayoría de las 20 secretarías.

Por último, el documento político, los nuevos estatutos, la comisión de cuentas y la comisión de garantías fueron aprobadas por amplísimas mayorías en las votaciones celebradas ayer mismo en el Euskalduna.

Una representación internacional con marcado acento catalán

Que el verano del 2017 viene con acento catalán es una evidencia que ayer se dejó notar en el palacio Euskalduna, donde las representantes de ERC y la CUP, Marta Rovira y Aida Sanuy respectivamente, pusieron voz –junto a la eurodiputada del Sinn Féin Martina Anderson– a la representación internacional presente en el Congreso reconstituyente de EH Bildu.

De hecho, tanto Rovira como Sanuy centraron su breve intervención en el referéndum fijado para el próximo 1 de octubre. «Vamos a votar, el Estado no tiene suficiente poder para parar la voluntad de un pueblo. Su estrategia del miedo no les va a funcionar», reivindicó la portavoz cupera sobre las amenazas del Estado español. «Sabemos que vais a estar a nuestro lado», añadió Sanuy apelando al público presente, que respondió con gritos de «Independentzia!».

Por su lado, la secretaria general de ERC recordó que el debate político que viven en Barcelona «no es entre catalanes y españoles», sino entre «aquellos que quieren mantener el estatu quo y aquellos que queremos el cambio». «A partir del 1 de octubre, referéndum, proceso constituyente y república catalana. Lo vamos a hacer», concluyó la número dos de ERC, que ejerce también de portavoz de Junts pel Sí en el Parlament.

Intervenciones que tanto Otegi como Maddalen Iriarte agradecieron echando mano, sin citarlo, del lehendakari Agirre: «Nosotros siempre con Catalunya».

Por su parte, Anderson felicitó a EH Bildu por el proceso de renovación culminado ayer, calificándolo de «paso importante» para hacer frente al neoliberalismo y la austeridad y para «construir una alternativa desde la izquierda». «Tiocfaidh ár lá!» (Nuestro día llegará), reivindicó la republicana tras alabar el trabajo de Josu Juaristi en el Parlamento Europeo.B.Z.

es periodista y escribe en GARA
Fuente:
http://www.naiz.eus/eu/hemeroteca/gara/editions/2017-06-18/hemeroteca_articles/mas-eh-bildu-frente-a-la-revolucion-conservadora-impulsada-por-lakua