El partido de la plutocracia en Angola

Francisco Louça

30/08/2017
Mientras sigue el recuento de votos en Angola y el recuento final se convierte en un lio, el MPLA clama victoria anunciando una pérdida de casi un 10% en comparación con las elecciones anteriores, pero sigue manteniendo un margen cómodo. Si se confirman estos resultados y el nuevo presidente acepta su papel, la dinastía Dos Santos permanecerá en el poder: el padre como presidente del partido, controlando los nombramientos en las fuerzas armadas y de seguridad, los hijos al frente de los pilares del negocio del petróleo.
 
Lo que está en juego es un inmenso imperio que permitió que Isabel dos Santos se convirtiese en la mujer más rica de África (cuyo historial empresarial resumió al Financial Times explicando que desde la edad de seis años vendía huevos, pero el ex primer ministro de MPLA, Marcolino Moco, se ríe y explica que "toda esa fortuna proviene del hecho de que el padre era quién mandaba"), y se descubre que un general destacado transfirió 300 millones de dólares al Banco Espirito Santo en Dubai y que un vicepresidente cesado es acusado de comprar los servicios de un juez portugués.
 
La corrupción de la cupula angolana es lo que define su poder. Pero el gobierno de un país que es uno de los principales productores de petróleo del mundo tiene enormes recursos, y utiliza Portugal como un centro de lavado de dinero y reciclaje de influencias. Es ese poder e influencia el que suscita sorprendentes equívocos, incluso descontando el entusiasmo de un ex ministro del PSD portugués y asesor del gobierno de Angola que compara a Dos Santos con Mandela.
 
La raíz del equivoco es obvia: el PCP es el partido que más se identifica con el MPLA, pero el MPLA es parte de la Internacional Socialista como el PS. Sin embargo, el MPLA se volvió hacia el PSD y el CDS (el órgano del régimen escribía que Paulo Portas es "un gran amigo del país, que está siendo promovido para dirigir la derecha portuguesa por si las cosas van mal para la actual coalición, lo que demuestra que es posible, después de todo, un entendimiento con Portugal", Jornal de Angola, 04/02/2013).
 
La razón de esta identificación política e ideológica con la derecha portuguesa tiene una razón (la élite angolana ha asumido su paso del “marxismo-leninismo" a los encantos del capitalismo) y un efecto (facilitar la máquina de lavado de dinero). Por eso fraternizan con la derecha neoliberal. Después de haber luchado por la independencia contra el colonialismo portugués, después de haber ganado la larga guerra civil contra la UNITA, el MPLA se convirtió en un instrumento de acumulación de capital de las familias gobernantes - y anunció incluso que ese era su objetivo. Entiendo por eso la incomodidad de quienes otorgan su bendición al régimen de Angola reclamando al mismo tiempo respeto para la soberanía nacional, como si este derecho inalienable del pueblo de Angola de elegir su destino obligase a dar la venia a los plutócratas que saquean Angola - y que no respetan otra soberanía que no sea su propio enriquecimiento a expensas de su país.
 
Pero de lo que sin duda no se puede acusar a Dos Santos y su familia es de ocultar esa opción. En un discurso ante el Parlamento, el presidente ha explicado que "la acumulación primitiva de capital en los países occidentales tuvo lugar hace cientos de años y entonces sus reglas de juego eran diferentes. La acumulación primitiva de capital que tiene lugar en África en la actualidad debe ser la adecuada a nuestra realidad. Nuestra ley no discrimina a nadie. Cualquier ciudadano nacional puede tener acceso a la propiedad privada y al desarrollo de actividades económicas como empresario, socio o accionista y crear riqueza personal y patrimonio "(discurso en el Parlamento, 16/10/2013). El Jornal de Angola ya había resumido este proceso de acumulación, "la riqueza del estado pasó a manos de privados, desde las casas en las que vivían hasta los espacios comerciales, las haciendas, las propiedades industriales, las minas y todo lo que era del estado". De forma aún más concisa, el diario oficial anuncia que "Angola tiene derecho a una burguesía nacional que sea cada vez más fuerte y más rica" ( JA , 26.11.2012).
 
Esta "burguesía nacional", "cada vez más fuerte y más rica", reclama la victoria en las elecciones de Angola para continuar con sus negocios. Soy consciente de que hay quienes en Portugal se vanaglorian con esta extorsión a Angola, pero por favor no pretendan que es por solidaridad y respeto al pueblo robado.
catedrático de economía de la Universidad de Lisboa, ex parlamentario y miembro del Bloco de Esquerda, actualmente es Consejero de Estado.
Fuente:
http://portaldelaizquierda.com/2017/08/enterrar-la-mentira-de-la-alt-izquierda/
Traducción:
G. Buster
Temática: