En la línea del muermo: ya vale de películas de machotes de Clint Eastwood 

Steve Rose

01/02/2018

Nada hay que poner en cuestión respecto al heroísmo de los tres norteamericanos, dos de ellos soldados de permiso, que frustraron un atentado terrorista en un tren con destino a París en 2015. Pero hay que cuestionarse, sin embargo, si nos hacía falta una película acerca de esto. La respuesta podría resumirse en dos palabras: Clint Eastwood. Con una carrera tan prolongada y lucrativa como la suya, no queda prácticamente nadie en Hollywood que se atreva a decirle que no. Este canoso veterano puede hacer lo que quiera, que es invariablemente una historia de estoica masculinidad blanca, militarista, norteamericana de las que alegran el día. 

Alegra desde luego el día en The 15:17 to Paris [15:17 Tren a París] en el que esos norteamericanos de la vida real se interpretan a sí mismos. Igual pasaba en la última película de Eastwood, Sully [2016], sobre el equilibrado piloto del “milagro del Hudson”. Justo antes estaba American Sniper [El francotirador] [2014], que seguía el periplo por Irak del francotirador más prolífico y estoicamente masculino del Ejército norteamericano.  

Pero no se trata sólo de Eastwood. Esto se ha convertido en todo un género. Siempre hay historias acerca de “héroes de la vida real” y, por tanto, no sólo alguna película de acción de Hollywood, aunque el propósito de estas cintas consista en fusionar ambas cosas. Conseguir eso requiere con frecuencia suprimir todo contexto. American Sniper, por ejemplo, rara vez eleva la vista desde la mirilla telescópica para preguntarse por qué, para empezar, se está produciendo este caos. Ni modo, sólo va de buenos y malos. Si hubiera dicho alguien: “quizás no deberíamos haber invadido este país con pretextos falsos y haberlo dejado hecho un absoluto desbarajuste”, habría reventado la burbuja.

Tenemos otro ejemplo esta semana: 12 Strong [12 valientes] [2018], producida por Jerry Bruckheimer. Es de las que reúne todos los requisitos: se basa en la historia real de la unidad de fuerzas especiales de choque que dejó el camino expedito a la invasión de Afganistán, tiene como protagonistas a Chris Hemsworth, Michael Shannon y Michael Peña. Son héroes para el hombre y hombres hasta decir basta. Sólo que, de nuevo, el heroísmo pierde su lustre cuando te das cuenta de que estas almas valerosas le están allanando el camino, básicamente, a un desastre mayúsculo dirigido por el ejército norteamericano, que dista de estar resuelto casi dos décadas más tarde.

También hemos tenido Lone Survivor, [El único superviviente] [2013], un relato repleto de acción de una misión contra los talibán que salió mal. La sinopsis la denomina “uno de los esfuerzos más valientes de la guerra moderna”. Luego vino 13 Hours [13 horas: Los soldados secretos de Bengasi] [2016], de Michael Bay, la historia de las fuerzas norteamericanas que fueron a rescatar a los diplomáticos asediados en Bengasi, en Libia (el título se refiere solamente al lapso reducido). Los combatientes de verdad se comportaron heroicamente, pero la película funcionaba más como munición para la persecución de la entonces secretaria de Estado [Hillary Clinton] por los republicanos y hacía poco por reconocer el papel que los EE.UU. pudieran haber tenido en su descenso al caos. Muy al contrario: en una escena, un norteamericano le dice a un libio: “Tu país tiene que resolver esta mierda”.

Se trata de un supuesto similar todo el tiempo: ensalzar la batalla ganada e ignorar la guerra perdida. La intención estriba en proyectar a los EE.UU. como policía mundial, fuerte y fiable, cuando en la vida real – sobre todo considerando al actual comandante en jefe –  se comporta más como el Harry el Sucio de Eastwood: brutal, varonil, no demasiado preocupado por las reglas, y compensando en exceso alguna cosa con su afición por los pistolones.

15:17 Tren a París se estrena en España el próximo 23 de febrero.

comentarista cinematográfico en el diario londinense The Guardian, es un reputado y conocido crítico que colabora también con reseñas y artículos en otros medios muy difundidos, como Rotten Tomatoes.  
Fuente:
The Guardian, 29 de enero 2018
Traducción:
Lucas Antón
Temática: