Errejón, Iglesias…¿dónde queda el debate político?

Fernando Luengo

25/12/2016

Un día sí y otro también, los medios de comunicación, con muy pocas excepciones, se hacen eco del enfrentamiento –antes soterrado; ahora, abierto- entre Iñigo Errejón y el sector de Podemos que encabeza, los “errejonistas”, y Pablo Iglesias y los suyos, los “pablistas”.

Tengo claro que hay una estrategia mediática, a la cabeza de la cual se encuentra el grupo Prisa, destinada a destruir o debilitar Podemos; editoriales, cabeceras, artículos de opinión…- todo vale al servicio de este objetivo. En absoluto me sorprende. Podemos ha irrumpido en las calmadas aguas de la política convencional -donde los partidos del régimen, en abierta complicidad con las elites económicas, se repartían privilegios y prebendas- con un objetivo: cambiar las reglas del juego y ponerlas al servicio de la mayoría social.

Podemos ha roto los diques de la izquierda tradicional con un discurso honesto y comprometido, ha llegado a las instituciones, gobierna en numerosos ayuntamientos y donde no gobierna ejerce de oposición con propuestas donde se reconoce la gente, también ha entrado con fuerza en el congreso… Está cerca, demasiado cerca. Los poderosos han tomado nota y han puesto a trabajar con intensidad la maquinaria de intoxicación y desinformación, entregada últimamente a recomponer a marchas forzadas el bipartidismo, ensalzando los beneficios de un diálogo constructivo entre el Partido Popular y el Partido Socialista Obrero Español y las muchas cosas que puede hacer este último desde la oposición. Ambos se necesitan, ambos son necesarios para preservar el estatus quo.

Lo que sí me sorprende y me inquieta es que, en este escenario tan hostil, Iglesias y Errejón, con sus afines, están inmersos en un irresponsable rifirrafe que, continuamente, entrega titulares a los medios. El resultado no puede ser más demoledor. En Podemos, lo mismo que en los otros partidos de la “vieja política”, se está asistiendo a una enconada y descarnada lucha por el poder. Ni vieja ni nueva, lo de siempre, la política en estado puro. Esta idea, repetida hasta la extenuación en todos los formatos posibles, cala en la gente, en muchos de los que nos han votado o podrían votarnos en el futuro, en muchos de los que de un modo u otro se identifican con lo que pretende representar el nuevo partido. Y, por supuesto, llega a los círculos y a los inscritos que contemplan con asombro y estupor el cruce de mensajes, la ausencia de diálogo que reflejan y la escalada de tensión que se percibe en las últimas declaraciones. Incomprensión y desafección, esto es lo que vamos a cosechar si seguimos por este camino.

Y todo esto se desarrolla en las redes sociales y en entrevistas y declaraciones a diferentes medios, que, claro, están a la caza del titular más impactante. Y nuestros líderes les están brindando un buen número de jugosas cabeceras. En estos espacios –que tanto han contribuido a que Podemos llegue a los rincones más alejados e inaccesibles y cuyo abuso tanto daño nos está haciendo- unos y otros deslizan mensajes simples, simplistas, y a menudo banales.

Se habla, por ejemplo, de que hay que atraer a los que faltan, de la transversalidad, de superar el eje derecha-izquierda, de recuperar el adn de la socialdemocracia genuina, del dilema calle-instituciones, de volver o salir de las trincheras. Estas y otras declaraciones, remiten a temas que, abordados con serenidad y seriedad, podrían formar parte de un amplio debate dentro y fuera de círculos. Pero lo cierto es que no son sino armas arrojadizas en un proceso de confrontación de las cúpulas que no presagia nada bueno para Podemos. Puede que, finalmente, una familia se imponga a la otra, o quizá lleguen a un entendimiento, pero, en cualquier caso, cerrar de esta manera el desencuentro no supondrá un avance para un proyecto de transformación que no se puede construir desde las elites ni desde los medios.

¿Debe ser interpretado todo lo anterior como que hay que cerrar filas, que debemos bloquear los debates? No, todo lo contrario. Reconozcamos, de entrada, que hay diferencias políticas, y también organizativas, dentro de Podemos. Es lógico y es bueno. No puede ni debe ser de otra manera en un partido vivo, comprometido con el cambio, de composición plural y funcionamiento democrático. Las unanimidades forzadas de los partidos del régimen ocultaban el poder arbitrario y despótico de las elites y el sometimiento o silencio obligado de las militancias. Porque reivindicamos la pluralidad y la participación, defendamos también con convicción el diálogo, el intercambio de ideas y las diferentes miradas que surgen de todo ello. Lejos de ocultar –o, peor todavía, estigmatizar y aplastar- la diversidad, convirtámosla en un valioso y atractivo activo que nos enriquece y nos distingue de los partidos tradicionales.

No es necesario insistir en que son muchas y muy importantes las ideas compartidas entre la gente comprometida con Podemos, un partido que, levantando la bandera de la decencia, la regeneración de la política, la transparencia en el funcionamiento de las instituciones, la rendición de cuentas, la defensa de los más vulnerables, la redistribución de la renta y la riqueza y la equidad social se ha ganado el apoyo de un parte muy importante de la ciudadanía. Pero esto no resta un ápice a la necesidad de abordar colectivamente un debate en profundidad. Algunos de los asuntos que deberían configurar la agenda de la asamblea ciudadana son, entre otros, la renta básica universal, la camisa de fuerza europea en materia presupuestaria, la crisis de los refugiados, el reparto del trabajo, la política salarial, la reforma del sistema tributario, la de la industria financiera, el desafío de la sostenibilidad, los pilares de un nuevo modelo productivo y empresarial, la redefinición de las relaciones laborales, la reestructuración de la deuda, la dependencia energética y las políticas de igualdad de género. Estos y otros temas deben ser abordados a la luz de la experiencia acumulada en nuestro trabajo en las instituciones y teniendo en cuenta asimismo que la situación económica, social y política está experimentando, tanto en el estado español como en Europa y a escala global, intensas y profundas transformaciones que requieren una revisión de nuestra propuesta programática.

¿Llamar a los inscritos a que con un click refrenden propuestas elaboradas por grupos de expertos e iniciados? No, el desafío que tenemos ante nosotros es distinto y de mucho mayor calado. Necesitamos llevar a los círculos ese debate porque sólo abriendo y consolidando cauces de participación convertiremos a Podemos en un factor de cambio. Capacitar a los círculos para que sean actores políticos, dentro y fuera de Podemos, de eso se trata. Por esa razón, el debate no puede ceñirse sólo a esos espacios, tenemos que compartirlo, desde el respeto escrupuloso de su autonomía y señas de identidad, con plataformas y colectivos que, desde sus propias experiencias, están trabajando para cambiar el actual estado de cosas. Ese debate, para que sea fructífero, tiene que ir de la mano de planes de sensibilización y movilización en los barrios y los centros de trabajo.

Esto, y no tediosos y complejos debates organizativos, es lo que espera de nosotros la ciudadanía activa y comprometida.

Profesor de economía aplicada de la Universidad Complutense de Madrid y miembro de Podemos (círculo de Moncloa-Chamberí).
Fuente:
https://fernandoluengo.wordpress.com