“Hace falta una revuelta social, una movilización pública masiva”. Entrevista a Guy Standing

Guy Standing

04/10/2018

Guy Standing es economista y analista social, cofundador de la Red Mundial de la Renta Básica y profesor en la Universidad de Londres. Doctor en Ciencias Económicas por la Universidad de Cambridge y miembro de de la Academia de Ciencias Sociales del Reino Unido. Su libro El precariado. Una nueva clase social abrió un amplio debate sobre la evolución de la clase obrera y sus actuales condiciones laborales. La entrevista la realizó Alejandro Torrús.

P: ¿Qué pueden hacer las izquierdas políticas para hacer frente a la precariedad? ¿Qué pueden ofrecerles?

R: El precariado es una clase social peligrosa porque rechaza la vieja política de centroizquierda y centro-derecha. Sin embargo, una parte del precariado, la más joven y con niveles educativos más altos, desea una nueva política que podemos calificar como ‘de paraíso’, que prometa solucionar sus problemas y superar la situación actual. No obstante, los partidos de izquierdas aún no han entendido ni orientado sus políticas a las necesidades y aspiraciones del precariado

Deben ser audaces y no tratar de apelar a una idea vaga del centro. El mensaje más importante debe ser que la izquierda desmantelará el sistema capitalista rentista y construirá un nuevo sistema de distribución de los ingresos en lugar del sistema del siglo XX que ya ha colapsado. Este es el mensaje clave en mi libro The Corruption of Capitalism.

P: Si los partidos de izquierdas no consiguen seducir a este precariado desencantado con el sistema… ¿qué riesgos corremos?

R: Estamos en un momento históricamente muy peligroso. Estamos en medio de una crisis de transformación global, y si las crecientes desigualdades sociales y económicas y las inseguridades crónicas que están experimentando los que sufren el precariado no son abordadas por los políticos muy pronto, la deriva internacional al neofascismo y el populismo fragmentado se convertirá en una avalancha. Donald Trump es un espectáculo aterrador, y él y sus amigos fascistas quieren ver a Europa moverse en la misma dirección

P. Usted es el cofundador de la Red Mundial de la Renta Básica. La ha defendido en libros, en conferencias e incluso ante el club Bieldelberg. ¿Por qué cree que la renta básica es parte de la solución?

R: He defendido la renta básica durante años y estoy satisfecho de que cada vez más personas en la izquierda se estén dando cuenta de que la renta básica debe ser parte de una estrategia progresista de futuro. No es la panacea, pero el objetivo a perseguir por la izquierda debe ser brindar a todos los ciudadanos una seguridad básica en sus ingresos. Es una cuestión de justicia social. Este hecho mejorará la libertad personal y la comunitaria, que es una necesidad humana. ¿Cree la izquierda en la reducción de la desigualdad, en la mejora de la libertad y en la seguridad básica de todos? Sin duda, deben hacerlo. Estoy harto de oír a los socialdemócratas decir que creen en la igualdad pero no ofrecen ninguna política para lograr una mayor igualdad y libertad.

P: En su último libro, La corrupción del capitalismo, pone en duda que vivamos en una verdadera democracia porque el capitalismo rentista controla el sistema completo. También plantea que los ciudadanos quizá deberían romper con las reglas de un juego en el que siempre salen perdiendo. ¿Cómo pueden los ciudadanos rechazar participar en este sistema?

R: Nuestra democracia moderna ha sido corrompida por las finanzas y la plutocracia, que pueden verter miles de millones de dólares, euros, libras o lo que sea para que partidos y políticos defiendan sus intereses. Demasiados de nuestros políticos están corruptos y entran y salen de grandes instituciones financieras como Goldman Sachs. Hay políticos que mientras están en el poder lo que hacen es, básicamente, complacer a sus futuros empleadores. Lo primero que tenemos que hacer es dar a conocer al mayor número de personas posible esta corrupción sistémica. Necesitamos movimientos políticos masivos que se comprometan a evitar estas prácticas. Después, tenemos que limitar el gasto de los muy ricos en elecciones y política. Sobre todo, necesitamos movimientos de masas más fuertes con estrategias genuinamente progresistas para derrocar al capitalismo rentista.

P: ¿Es una llamada a la revolución?

R: No, estoy llamando a una revuelta, a la acción pública masiva, a la movilización política para presionar a las instituciones y a los representantes de este capitalismo rentista. Nos han estado diciendo mentiras y obteniendo enormes ingresos de rentas derivadas de la propiedad. Esto es amoral y económicamente injustificable. Están saqueando los bienes comunes y destruyendo de manera acelerada el medio ambiente. Debemos rebelarnos contra todo eso, y hacerlo muy pronto.

es autor de “The Precariat: The New Dangerous Class” (2011), “A Precariat Charter: From Denizens to Citizens” (2014), “The Corruption of Capitalism: Why Rentiers Thrive and Work Does Not Pay” (2016) y “Basic Income: And How We Can Make It Happen” (2017). La traducción castellana de este último libro, realizada por Julio Martínez-Cava, con un epílogo de David Casassas y Daniel Raventós, está editada en Pasado y Presente, 2018.
Fuente:
https://temas.publico.es/precarios-del-mundo/2018/10/02/guy-standing-hace-falta-una-revuelta-social-una-movilizacion-publica-masiva/