La opinión de la afiliación de CCOO de Catalunya

Miguel Salas

20/04/2017

Del 4 al 6 de abril se reunió el XI Congreso de las CCOO de Catalunya (CONC) que ha representado un cambio importante en los equipos de dirección, tanto a nivel de Catalunya como de federaciones y territorios. A finales de 2016, la afiliación de las CCOO de Catalunya tuvo la oportunidad de contestar una encuesta destinada a conocer sus opiniones sobre diversos problemas sindicales y de la actualidad política y social. Podían responder las 140.078 personas afiliadas, y lo hicieron 7.498. Aunque pueda parecer una baja participación es muy superior a la que normalmente realizan los centros oficiales u otras encuestas periodísticas, por lo que el margen de error calculado es de 1,12%, cuando en otras encuestas suele ser de alrededor un 3%.

Los datos estadísticos de la afiliación, género, edad, antigüedad en el sindicato, se reflejan en la encuesta con una ligera desviación hacia una mayor participación de hombres y de mayor edad. Por ejemplo, el 40,8 de la afiliación son mujeres y en la encuesta han participado un 36,8; en cuanto a los hombres son un 59,2% de la afiliación y han participado el 63,2%. Respecto a la edad, la franja de 46 a 64 años supera en 9 puntos a su porcentaje en afiliación.

Participación social

Un cambio muy significativo se ha producido durante estos últimos años en lo que respecta al interés asociativo de la afiliación. En la encuesta realizada en 1998, sólo el 33,4% decía estar asociado; en el 2008 ya era el 49,2%, mientras que en la de 2016, el 77,8% de los encuestados declaran pertenecer a alguna asociación. Este interés asociativo, ¿sólo afecta a la afiliación sindical o, con todas las reservas, se puede extender a una parte importante de la clase trabajadora?  

El 37,1% declara pertenecer y/o participar en alguna asociación de carácter solidario y/o de cooperación; el 36,4% a alguna de carácter deportivo; el 24,2% participa en alguna actividad artística, cultural, ateneo, etc. El 23,9% pertenece a una asociación de vecinos y el 22,9% forma parte de algún partido político, mientras que el 22,6% lo hace en alguna asociación de tipo feminista o ecologista. El aumento participativo es general en todos los ámbitos, pero destaquemos que mientras en el 2008 sólo el 6,4% decían participar en algún partido político, en el 2016 es ya de un 22,9%. En asociaciones de solidaridad se ha pasado del 13,7% al 37,1%, y en otras de carácter voluntario del 6,7% al 23,4%.

La participación de hombres y mujeres es pareja en la mayoría de las actividades, aunque se produce una mayor participación de hombres en partidos políticos y asociaciones deportivas, mientras que las mujeres se decantan más hacia las asociaciones de solidaridad y cooperación.

Prioridades sociales

En el ámbito de las preocupaciones sociales de la afiliación de CCOO las respuestas son muy parecidas a las que ofrecen otras encuestas sociológicas. En primer lugar preocupa el paro y la precariedad, le sigue la corrupción, el incremento de desigualdades sociales, la violencia machista y el conflicto democrático entre Catalunya y España.

Las y los encuestados fueron preguntados sobre sus preferencias para mejorar la presencia de las mujeres en la sociedad. Las respuestas más mayoritarias se decantaron a favor de la paridad en las responsabilidades políticas y en garantizar la paridad en tareas de responsabilidad en las empresas.

El problema de la relación de sectores de la clase trabajadora con la inmigración es actualmente muy importante, aunque no es muy conflictivo ni en Catalunya ni en España, lo es en otros países de Europa, donde la extrema derecha lo utiliza para enfrentar a sectores trabajadores con los inmigrantes. A la pregunta sobre propuestas en relación a la política de entrada de población extranjera, el 27,9% se declara favorable a la entrada de mano de obra necesaria y de que posteriormente se facilite su integración; el 25,6% se declara partidaria de abrir las fronteras y de la libre circulación. Sólo el 3,7% considera que hay que cerrar las fronteras para la población extracomunitaria. Sin embargo, llama la atención que un 31% responde que no sabe/no contesta. Las mujeres aparecen con una posición más abierta, son las más partidarias de abrir las fronteras, un 42,1%, por un 34,3% los hombres.

A la hora de tomar posición sobre el reconocimiento de derechos para los inmigrantes, el 27,4% defiende que tengan los mismos derechos, pero el 23,6% solo defiende que tengan derechos si son legales, o sea, niegan igualdad de derechos a quien no tenga papeles.

Servicios públicos y condiciones laborales

Muy mayoritariamente la afiliación es partidaria de que los servicios básicos sean públicos y que se recupere lo que se haya externalizado durante estos años de crisis. El 86,7% lo defiende en relación a la sanidad; el 80% respecto a la educación y el 78,6% respecto a otros servicios sociales. Estas apreciaciones se mantienen casi por igual en cuanto a mujeres y hombres y en todos los grupos de edad. Es digno de mención que el 66,7% han escolarizado a sus hijos en la escuela pública, muy encima del porcentaje de la población en Catalunya, un 40%. La encuesta indica que un 13,7% de la afiliación ha escolarizado a sus hijos en la escuela concertada laica.

La afiliación muestra también un acuerdo muy mayoritario en el sentido de aumentar la fiscalidad para las rentas más altas y aumentar la tributación a las grandes herencias y fortunas.

Para mejorar la calidad del empleo se sitúa como principal herramienta el incrementar la actividad de la inspección de trabajo. Es tan precaria la inspección de trabajo que, seguramente, una mayor presencia inspectora reduciría precariedad y abuso en las condiciones de trabajo. En segundo lugar, la encuesta sitúa la exigencia de mayor empleo público. En cuanto a la política salarial, se sigue pidiendo que los salarios aumenten en función del incremento del IPC, y se sitúa en último lugar el aumento de los salarios ligados a la productividad, idea que ha estado defendiendo la patronal. Para reducir el paro, los encuestados colocan en primer lugar la formación y en segundo lugar la mejora del servicio público de empleo. Tema para la reflexión es que de cinco opciones la última sea “reducir la jornada y repartir el trabajo”.

Identificación nacional y opciones políticas

La respuesta más frecuente en cuanto a la identidad es de un 38,8% que se consideran por igual catalán/catalana como español/española. Un 28,5% se define como sólo catalán y un 25,1% más catalán que español. Mientras que sólo un 5,3% se considera más español que catalán y un 2,2% sólo español.

Es natural que un movimiento tan potente como el soberanista e independentista catalán tenga su representación y repercusión en la afiliación del primer sindicato de Catalunya. Lo contrario sería una anormalidad. Y eso también se refleja en las opciones políticas. La respuesta más frecuente de identificación política corresponde a Esquerra Republicana de Catalunya (24,8%) le sigue Podemos (23,8%) e Iniciativa per Catalunya (19,8%) Si comparamos la evolución con las encuestas de 1998 y 2008, los datos son muy significativos. En 1998, la opción con mayor frecuencia era el PSC (18,3%) y en el 2008 llegó al 31,5%, ahora ha bajado hasta el 8,9%. Sin embargo, ERC ha pasado del 5% en 1998, al 8,8% en 2008, al porcentaje actual del 24,8%.  La CUP alcanza un 6,4%. La única explicación está en la relación entre la reivindicación nacional en Catalunya y la apuesta de un sector importante de la afiliación de CCOO en la exigencia del derecho de autodeterminación. ICV pasa del 16,5% en 1998 al 17,9% en 2008 y 19,8% en 2016. En la evolución de la identificación política se nota también un descenso del voto a organizaciones de la derecha. En 1998, un 6,9% optaba por Convergencia Democrática, era un 4% en 2008, y un 3,6% en 2016. También el PP se hunde como opción identificativa, un 5% optaban en 1998, un 4% en 2008 y un 0,7% en 2016. Ciudadanos, que es la primera vez que aparece, logra un 4,7%. Las opciones de izquierda y soberanistas y/o independentistas alcanzan el 82,2% de las preferencias.

La afiliación de las CCOO de Catalunya apuestan clara y mayoritariamente por ejercer el derecho a decidir. Hace cuatro años, en el anterior congreso de la CONC, un 80,9% de los delegados y delegadas presentes lo consideraban prioritario. En esta encuesta del 2016 son un 83,1% de la muestra. A la pregunta sobre cuál debía ser el estatus político de Catalunya, un 42,8% responde que “un Estado dentro de una España federal”, y un 40,3% responde que “un Estado independiente”. Para la situación política catalana estos datos son más que interesantes: rompe la idea equivocada de que la clase trabajadora no está interesada por la cuestión nacional. No podría existir un movimiento de masas como el catalán sin la participación de sectores trabajadores. No podría la clase trabajadora darle la espalda a un problema democrático como es la defensa del derecho de autodeterminación. Además, este 83,1% no solo quiere ejercer el derecho a decidir sino que en sus respuestas supera la actual configuración política de 1978. Sólo un 13,3% considera que hay que mantener la situación actual.  

Esta encuesta es una útil herramienta para conocer las opiniones de sectores organizados de la clase trabajadora y para poder analizar y comprender su evolución. Hay que felicitar a las CCOO de Catalunya por la realización de este trabajo y por compartir sus resultados.

Se puede consultar el conjunto de la encuesta en:

http://www.ccoo.cat/pdf_documents/2017/Informe_enquesta_perfils_sociopolitics_afiliacio_CCOO_Catalunya.pdf

Sindicalista. Es miembro del Consejo Editorial de Sin Permiso.
Fuente:
www.sinpermiso.info, 23 de abril 2017