La Unión Militar Democrática…y la Unión Democrática de Soldados

Fernando Luengo

25/05/2017

Gran sorpresa y satisfacción cuando en el acto dedicado a la moción de censura se anunció la presencia en el escenario de Fernando Reinlein, excapitan de la Unión Militar Democrática (UMD). Esta organización de militares profesionales concentró su actividad en la época franquista en la democratización de las fuerzas armadas. Fernando Reinlein nos entregó un mitin lleno de pasión, para reivindicar al final del mismo el papel de la UMD en la lucha antifranquista. Pablo Iglesias, en su intervención final, al recordar a cada uno de los representantes de los movimientos sociales que le habían precedido en el uso de la palabra, afirmó sentirse orgulloso del trabajo realizado por los militares demócratas.

Es un hecho indiscutible para mi que el relato de la transición desde la dictadura a la democracia lo han realizado y lo han impuesto los vencedores, ensalzando, ocultando o desvirtuando tanto los hechos como el papel de los diferentes actores. Uno de los ejemplos más notables de falsificación histórica de esa transición se encuentran en el papel otorgado a la monarquía de Juan Carlos, y también en el jugado por el Partido Socialista Obrero Español.

En cuanto al ocultamiento, es evidente que el relato dominante ha ignorado el papel de la UMD. ¿Y el de la UDS? Serán pocos los lectores a los que les suenen estas siglas (¿le dicen algo a Fernando Reinlein? ¿y a Pablo Iglesias?), las de la Unión Democrática de Soldados, organización a la que se sumaron miles de soldados de reemplazo (cuando la “mili” era obligatoria). No hace mucho tiempo, Publico tuvo la iniciativa -absolutamente insólita en el periodismo de este país- de realizar un reportaje sobre la UDS.

La UDS era una organización clandestina, que apareció en los cuarteles en la última etapa de la dictadura, perseguida con saña por la jerarquía militar. Trabajamos incansablemente por la mejora de las condiciones de vida de la tropa dentro de los acuartelamientos y para concienciar y preparar a los soldados para una ruptura democrática -en la que los que peleábamos contra el franquismo todavía creíamos-, intentando neutralizar a los (muchos) militares golpistas que poblaban los cuarteles.

En condiciones extremadamente duras, la UDS publicamos un periódico titulado “La Voz de los Cuarteles” (que distribuíamos masivamente tanto dentro como en las proximidades de los acuartelamientos) donde reflejábamos los continuos atropellos y humillaciones sufridos por los jóvenes soldados, las míseras condiciones de vida que padecíamos y el clima abiertamente franquista existente, origen del intento de golpe de estado del 23F.

Recuerdo, con cierto cariño y nostalgia, un llamamiento a la protesta -consistente en dejar el desayuno y romper filas en silencio- en todos los cuarteles del estado español, exigiendo algunas mejoras muy básicas en la vida cotidiana de la tropa; y recuerdo con verdadera emoción que aquel llamamiento fue seguido por muchísimos soldados en todas las regiones militares. Los mandos se subían por las paredes.

Y hay que imaginar lo que eso significaba en los cuarteles, con un código de justicia militar fascista. La represión se desató de manera implacable sobre los jóvenes que formábamos parte de la UDS y sobre muchos otros que, simplemente, simpatizaban con la causa que defendíamos y se reconocían en el duro trabajo que realizábamos. Hubo numerosas detenciones y un buen número de consejos de guerra.

Todo esto, y mucho más, forma parte de la memoria histórica, ocultada y pervertida por los vencedores. Memoria a reivindicar por todos los que participamos en aquel movimiento democrático de la tropa, con el orgullo de haber contribuido a traer la democracia a este país; y a reivindicar también por todos los que hoy salimos a las calles y a las plazas para exigir un país decente, equitativo y democrático.

 

profesor de economía aplicada en la Universidad Complutense de Madrid. Forma parte del Círculo 3E (Economía, Ecología, Energía) de Podemos. Fue miembro de la UDS.
Fuente:
http://blogs.publico.es/fernando-luengo/2017/05/21/la-union-militar-democraticay-la-union-democratica-de-soldados/