Los estudiantes vamos a la huelga

Tohil Delgado

21/10/2012

Del 16 al 18 de octubre se realizaron grandes movilizaciones estudiantiles. Publicamos un escrito anterior a esta movilización de uno de sus convocantes.

Los estudiantes vamos a la huelga los días 16, 17 y 18 de octubre contra la contrarreforma franquista de la enseñanza que el ministro Wert y el Gobierno del PP quiere imponernos. Un ministro que ayer lunes nos "acusó" al Sindicato de Estudiantes y a la CEAPA de extremistas y radicales, "de peligrosos antisistema", por el único motivo de negarnos a aceptar la demolición que la derecha española ha programado de la enseñanza pública, y llamar a la comunidad educativa a evitarlo con todas nuestras fuerzas.

El ministro Wert nos acusa de organizar una huelga política. No puede evitar que sus andanadas mediáticas tengan el inconfundible timbre de la derecha más rancia, más reaccionaria y más ultraderechista. Como si el ministro no hiciese política, como si el PP no hiciese política. En tan solo ocho meses de Gobierno, el Partido Popular ha desmantelado derechos históricos de los trabajadores y la juventud que fueron arrancados a través de duras luchas contra la dictadura franquista y en los años posteriores. Esta política, justificada para salir de la crisis, sólo tiene un fin: mantener los sacrosantos beneficios de la gran banca, los grandes empresarios y los poderes económicos de siempre. Medidas para satisfacer el ansia de lucro de los capitalistas, mientras se provoca el empobrecimiento y el sufrimiento de la población, el despido de decenas de miles de trabajadores y el desmantelamiento de la enseñanza y la sanidad pública. El ministro Wert no se ha conformado con recortar en cerca de 4.000 millones de euros el presupuesto de educación, sino que también ha aprobado una contrarreforma que es una regresión al modelo educativo del franquismo, con la creación de nuevas selectividades económicas y académicas para acceder a la FP de Grado Superior y a la universidad; con subidas de tasas universitarias de hasta un 66% respecto al curso anterior; con la imposición de tres reválidas (pruebas selectivas) que se realizarán en 6º de primaria, 4º de ESO y 2º de Bachillerato, que de no aprobar impedirá que un estudiante pueda obtener el título de la ESO o de Bachiller a pesar de aprobar los cursos correspondientes; con la imposición de tasas de matriculación de cientos de euros a los estudiantes de Formación Profesional en Comunidades Autónomas gobernadas por la derecha; con la creación de itinerarios de la más baja cualificación desde 3º de la ESO para amontonar en él a los estudiantes con más dificultades económicas y de aprendizaje y expulsarles lo antes posible del sistema educativo.

Desde el Sindicato de Estudiantes somos conscientes de que el único camino para frenar estos ataques brutales es el de la movilización más contundente y masiva de todos los estudiantes, junto con nuestros padres y profesores. Pero, una vez más, el ministro Wert quiere desacreditar nuestra lucha en defensa de la enseñanza pública, aludiendo al "radicalismo" del Sindicato de Estudiantes. Igual que han hecho durante el año que llevan en el gobierno intentando criminalizar a todos aquellos que se movilizan contra la política de recortes sociales, los dirigentes del PP han vuelto a dejar claro que no tienen vergüenza. El único radical, por decirlo suavemente, es un ministro y un partido, el PP, que han despedido este año a 50.000 profesores. Que han masificado nuestras aulas, reducido el dinero para gastos corrientes y de material, y acabado con las becas de libros y comedor en numerosas CCAA donde gobiernan. Que han degradado brutalmente la calidad de la enseñanza que recibimos y que ha diseñado una contrarreforma educativa que pretende expulsar a miles de estudiantes del sistema, imponiendo una carrera de obstáculos llenas de revalidas y selectividades. Que ha aumentado escandalosamente las tasas y las matriculas universitarias, en su concepción de que la enseñanza superior sólo esté al alcance de los hijos de los ricos, y no de las familias trabajadoras por qué, al fin y al cabo, para el gobierno del PP somos carne de cañón para la explotación, para el desempleo o para trabajos precarios con salarios miserables.

El ministro Wert llama "radical" al Sindicato de Estudiantes. Pero, ¿quiénes son los radicales de verdad? ¿Los que luchamos por nuestros derechos, por una educación pública de calidad, gratuita y democrática, o los que privatizan la enseñanza pública, despiden a miles de profesores y pretenden una vuelta a la ideología franquista en las aulas? El PP si que es una organización radical, muy radical, que siempre se muestra sumisa con los grandes poderes económicos, la banca y los empresarios, para los que siempre hay dinero público a espuertas, mientras adopta una política arrogante contra los más débiles, legisla recortes sociales contra la mayoría de la población y utiliza la represión para intentar acallar las protestas. Desde el Sindicato de Estudiantes queremos mostrar nuestro reconocimiento a la CEAPA por su apoyo a la huelga de tres días que hemos convocado, y estamos convencidos de que esta semana cientos de miles de jóvenes se movilizarán por lo que es justo.

Tohil Delgado es secretario general del Sindicato de estudiantes

Fuente:
http://www.huffingtonpost.es/tohil-delgado/los-estudiantes-vamos-a-l_b_1970113.html