Nicaragua: La coyuntura económica

Alejandro A. Araúz L.

28/06/2018

Al mes de junio la economía nicaragüense ya sufre el efecto sociopolítico iniciado en abril y que aún continúa acentuándose sin observarse solución alguna. Los datos económicos e indicadores de coyuntura pronostican un escenario de reducción del PIB del -2.8% si la situación actual se prolonga el resto del año. Los recursos externos y los ingresos internos del país, remeses, inversión extranjera, exportaciones, etc. han propiciado hasta ahora, que el país y la economía no se haya derrumbado. El margen financiero del gobierno para financiar el aparato estatal se está agotando y ha comenzado a hacer uso de mecanismos transaccionales (reportos monetarios, emisión de deuda, etc.) en el ámbito de la política monetaria, crediticia y fiscal para sufragar compromisos externos, internos, operativos y los asegurados del INSS. Lo anterior se explica en parte por la disminución de las Reservas Internacionales Netas (RINAS) las que se han reducido en 265.71 millones al 18 de junio con respecto al mes de abril 2018 y las variaciones negativas de indicadores monetarios y fiscales semanales que se muestran en el portal del BCN al 18 de junio del 2018.

No obstante los indicadores de las finanzas públicas no se han desalineado en extremo de la perspectiva financiera y recaudatoria que se había fijando para el 2018, pero están mostrando síntomas de un grave deterioro que podrían conducir a un descarrilamiento del equilibrio macroeconómico por el un deterioro de las finanzas del gobierno y la posición financiera internacional del país: el sector externo afectaría la inserción competitiva de la economía y consecuentemente sus efectos negativos (graves) se trasladaran a las unidades económicas (empresas y sectores) y las familias.

Es importante destacar un aspecto positivo a favor de la perseverancia de la economía y se refiere a la capacidad de adaptación que están mostrando las empresas, sobre todo, las pequeñas y medianas, los productores agropecuarios, avícolas, algunos sectores del comercio, etc. que hacen posible mantener,
aunque no fluidamente, un abastecimiento de bienes y productos en el mercado, con dificultades de acceso para la población, que ha contribuido a contener alzas significativas en los precios de productos sensibles para el consumo humano. Aun el sector energético y el abastecimiento de agua se mantiene, pero corre el riesgo de que se produzcan cortes y fallas en los sistemas generadores afectando a los demás servicios fundamentales de la población.

La movilidad de bienes y de recursos transaccionales (administrativos y operativos) tiende a paralizar los procesos a lo largo de las cadenas de la producción, el comercio y los servicios. Situación que podría generar en un grave deterioro en la oferta interna, el consumo y la salud de la población, así como un creciente endeudamiento de amplios sectores y agentes económicos.

Deterioro de la economía nacional

Para el 2018 el gobierno de Nicaragua había estimado una tasa de crecimiento del PIB del 4.7% después de crecer en 2017 el 4.9%. Las tasas de crecimiento se sostenían por una continuidad creciente de la inversión y el consumo, respaldado por la agricultura, la industria, el comercio y los servicios incluido el turismo. El financiamiento de la oferta fue constante y creciente a través de las inversiones, ingresos del mercado externo, las remesas, los préstamos externos, la cooperación venezolana, la captación de recursos internos entre otros.

Al mes de mayo 2018 nuestras estimaciones indican que la economía podría decrecer alrededor del -2.8% producto de la pérdida de algunos sectores que contribuyen o tienen un peso televenta en la estructura del PIB. Por ejemplo, la contribución marginal de los sectores para lograr una tasa de crecimiento del 4.7% de la economía en 20181 se estimaba que recaería en un 15% en el crecimiento de la industria manufacturera, el 14.5% de la agricultura, el 12.3% del sector pecuario, el 9.8% del comercio, el 5.4% de los servicios incluyendo el turismo. La administración pública incluyendo la salud y la educación contribuirían con el 7.8% respectivamente.

Los anteriores sectores han experimentado al mes de junio del presente año un proceso de ralentización en sus cadenas productivas que podría colapsar el funcionamiento de sus actividades sobrepasando el dinamismo acumulado al mes de marzo y parte del abril de 2018. La previsión final del 2018 es de una caída del PIB alrededor del -2.8% de extenderse la situación sociopolítica del país en lo que queda del 2018.

El Banco Central de Nicaragua público el 19 junio el Índice Mensual de la Actividad Economía del País conocido como IMAE, es un indicador proxi del PIB de corto plazo. Al mes de abril, el IMAE registró una variación de 1.6% con relación al mismo mes del año anterior y el crecimiento promedio anual proyectado fue 3.5% y la variación acumulada se ubicó en 2.7%2. Sin embargo, los datos sobre los que se basó el calculo de este indicador solo capturaron los efectos sociopolíticos de diez días únicamente de la situación sociopolítica del mes de abril.

Al finalizar el mes de mayo suman 40 días de conmociones sociopolíticas que han paralizado parcialmente la producción de bienes, casi en un 50% en los servicios y el comercio, el sector educativo está paralizado, la construcción y otros sectores de la economía trabajan a nivel del punto de equilibrio. La agricultura, la ganadería en sus actividades primarias siguen funcionado al ritmo natural del ciclo económico, no obstante, será en el periodo de recolección de cosechas que se da a partir de agosto-diciembre donde se notará la falta de mano de obra y otros efectos que emergerán como son obstáculos técnicos y financieros que afectarán a estos sectores.

Al mes de mayo la trasportación de carga internacional que se origina en Nicaragua con destino a los demás países de la región centroamericana se ha reducido un 3.4% en relación con los meses anteriores, los atrasos de entrega a su destino están entre 5 a 10 días. Además, el transito de cargan internacional que se mueve de Norte a Sur y de Sur a Norte en el Área Centroamericana representa el alrededor del 62.3% del movimiento de carga de toda la región, por cuanto, el territorio nicaragüense es clave para el flujo y movimiento de carga del istmo3. Empresas transportistas de la región han declarado que el movimiento de carga se retrasa considerablemente por los tranques y la inseguridad de las carreteras generando incumpliendo de las llegadas al destino y asumiendo un efecto de precios y costos en las entregas para cada país de la región4.

Sector externo:comercio, petroleo y remesas

El comercio exterior de Nicaragua ha registrado un leve crecimiento al mes de mayo comparado con el 2017, a pesar de los obstáculos que impone la situación socio política del país. Los agentes económicos: productores, y trabajadores se la han ingeniado para hacer funcionar la economía. En efecto, las exportaciones FOB acumuladas durante el periodo enero-mayo 2018 suman US$ 2,373.1 millones las que representan el 3.8% más que las registradas en igual periodo de 2017. Por el lado de las importaciones CIF para el mismo periodo suman US$ 3,242.4 millones las que representan el 6.6% mas que las efectuadas en el mismo periodo de 2017. En los meses de abril y mayo el comercio exterior se ha sostenido positivamente (datos extraídos de los reportes de la Aduanas de los países con los que Nicaragua tiene su principal comercio internacional).

Las importaciones de petróleo se han reducido en un 5% lbs disminución han sido evidente en abril y
mayo del presente año. En el periodo enero-mayo se acumulan 5,290.2 miles de barriles. El precio CIF
registrado en enero de 2018 fue US$ 62.8/Barril y en Mayo de US$ 72.3/barril.

Las remesas familiares han crecido el 10% en los últimos tres meses, producto de la preocupación y la solidaridad externa, principalmente de familiares y amigos. El acumulado durante enero-mayo es de US$ 610.6 millones.

Area monetaria y financiera

Los agregados monetarios han sido afectados por el entorno político nacional. No obstante, el Banco Central de Nicaragua, (BCN) ha dispuesto de forma acertada conducir la política monetaria asumiendo una posición cautelosa y vigilante. En este contexto aprobó un esquema de Operaciones Monetarias Diarias de Absorción e Inyección de Liquidez al sistema, aspecto que también se combinó con la reducción de dos puntos porcentuales del encaje legal para operaciones diarias. Contexto que tiene que ver con la necesidad del sistema bancario de aumentar, los niveles de liquidez, tanto en moneda nacional como extranjera. En este sentido el BCN creó dos nuevos instrumentos complementarios: i) los Reportos Monetarios, para la inyección de liquidez operativa al sistema financiero, y ii) los Depósitos Monetarios para absorber los excedentes de liquidez.

En el mes de mayo hubo una inyección neta de liquidez al sistema financiero de 3,078.3 millones de córdobas. De lo anterior, 1,892.3 millones de córdobas fueron provistos a través de Reportos Monetarios y 1,186.1 millones de córdobas a través de la redención neta de Letras en moneda nacional. Estos movimientos no dejaron de afectar la base monetaria y particularmente en mayo se registró una reducción de 602.7millones de córdobas. En resumen, el BCN esta haciendo uso de instrumentos de la política monetaria para sostener y preservar los equilibrios de los principales fundamentos de esta política.

El contexto en que se mueve los ajustes y desajustes del sistema monetario ha sido favorecido por el exceso de liquidez del sistema financiero; el sobrecumplimiento de los requerimientos de encaje legal, tanto en moneda nacional como extranjera. Así, con relación a la medición catorcenal, la tasa efectiva de fin de mes mayo se ubicó en 20.1% en moneda extranjera 19.2% por ciento en moneda nacional, es decir, 5.1% y 4.4% por encima de la tasa catorcenal requerida (15%). En ese periodo el exceso de encaje en moneda nacional fue de 1,856.9 millones de córdobas, mientras que en moneda extranjera el exceso ascendió a 205.1 millones de dólares. Este escenario dio paso para que el BCN pudiese decidir en una baja del 2% del encaje legal, lo cual no implica también una presión en las reservas internacionales.

Las disponibilidades del Sistema Financiero Nacional al mes de mayo de 2018 fueron de 1,769.9millones de córdobas, con respecto al mes de abril. De acuerdo con el informe que emite el BCN periódicamente, se observa un progresivo y/o preferencia de los bancos por liquidez en moneda extranjera, cuya disponibilidad aumento el equivalente a 1,546.8 millones de córdobas, siendo los componentes más importantes los depósitos en el exterior (C$1,864.1 millones) y de encaje legal (C$532.5 millones). Pero la contraparte, el efecto contrario fue la disminución de en la caja de las instituciones financieras (C$567.7 millones) y otras disponibilidades (C$440.2 millones).

En cuanto a la evolución de los depósitos en el sistema financiero, en mayo 2018, éstos registraron una disminución de 9,575.8 millones de córdobas (-6.1% respecto al cierre de abril). Esta disminución fue producto de una caída tanto en moneda extranjera (equivalente a C$6,659.7 millones) como en moneda nacional (C$2,916.2 millones).

Sector público

En el área fiscal al mes de marzo de 2018 el Sector Público no Financiero (SPNF) registró un superávit de 1,265.3 millones de córdobas, el Gobierno Central apenas aportaba 137.6 millones de Córdobas, la Alcaldía de Managua (ALMA) CS 1,322.5 millones de Córdobas, el INSS contaba con un superávit de CS$ 34.4 millones de Córdobas y las empresas publicas registraban un déficit de 230.1 millones de Córdobas. Incluyendo las donaciones de ese periodo, el resultado final del SPNF fue de un superávit después de donaciones 2,265.3 millones de Córdobas.

A junio 2018, se infiere que el SPNF ha agotado y/o consumido los recursos generados en el periodo más productivo de captación de impuestos, tasas y demás contribuciones del año Enero-abril. La
recaudación fiscal de enero-abril del 2018 fue el 12% mayor al mismo periodo de 2017, equivalentes a 30,730.2 miles de Córdobas, alrededor del 49.6% de la recaudación por impuestos proyectada en el presupuestado de 2018 la que suma 54,662.6 miles de Córdobas. El Presupuesto oficial aprobado de ingresos totales para el 2018 es de 80,773.2 miles de Córdobas de los cuales el 56.8% ya han sido recaudados. Esto implica que el Gobierno ha contado con recursos suficientes para financiar la caída recaudaría que pudo haberse generado en los meses de mayo y junio como también por el efecto de retrasos recaudatorios.

Los recursos externos proyectados para el 2018 ascienden US$553 el 89.4% recursos atados a proyectos y programas, siendo el BID el principal socio aportador de los que se han utilizado alrededor del 34.5%.

El margen de maniobra que dispone el Gobierno para operar y solventar compromisos presupuestarios es todavía amplio, pues dispone de mecanismos financieros del que puede hacer uso a través del BCN y el Sistema Financiero Nacional, para procurar los “recursos necesarios” de caja. Sin embargo, al final un sobreuso de estos medios estaría impactando la Reservas Internacionales del país, el coeficiente de endeudamiento interno y los proyectos de inversión.

Notas:

(1) El concepto de Contribución marginal del crecimiento es la cantidad marginal de un determinado sector divido por el incremento total del PIB, es un concepto diferente al peso específico o participación de un sector en relación con el PIB.

(2) Banco Central de Nicaragua, publicación del 19 de junio del 2016.

(3) Datos obtenidos del Consejo Centroamericano de Transporte de Carga.

(4) https://www.centralamericadata.com/es/search?q1=content_es_le:%22transpo...

Economista y Licenciado en derecho, columnista en diversos medios de prensa nicaragüenses e internacionales.
Fuente:
Correspondencia de Prensa, 22 de junio 2018