Oriente Medio se enfrenta a una sequía de 10.000 años, según un estudio de unas estalagmitas iraníes

Tim Radford

16/07/2017

Aquí tenemos el pronóstico del tiempo a largo plazo para el corazón de Oriente Medio. Habrá 10.000 años de sequía antes de que las precipitaciones aumenten significativamente. En todo caso, la lluvia disminuirá.

Además, en los próximos 100 siglos, cambios sutiles en la órbita planetaria y en el eje de la Tierra se combinarán para provocar un cambio climático. Habrá algo más de luz solar sobre Eurasia, el régimen climático del Atlántico Norte cambiará y las tormentas mediterráneas volverán, trayendo más lluvia.

La evidencia sólida de este relato del clima futuro está encerrada en unas estalagmitas subterráneas, depósitos de carbonato de calcio que crecen lentamente hacia arriba en el suelo de una cueva del norte de Irán.

Un equipo de científicos iraníes y estadounidenses utilizó una sofisticada técnica de medición – su nombre abreviado es geocronometría del uranio-torio – para datar sus muestras de estalagmitas y utilizarlas luego para "leer" la historia climática de la región.

Según informan en la revista Quaternary Science Reviews, sus muestras y la evidencia de isótopos dentro de ellas abarcan un récord de precipitaciones anuales -y por lo tanto de clima regional- durante un período que comenzó hace 127.000 años y terminó hace 73.000 años y otro que abarca desde hace 7.500 a 6.500 años.

Y la evidencia dice: la sequía no va a terminar pronto, digan lo que digan los políticos.

"Los gobiernos locales generalmente prefieren el discurso de que la región está sólo en un período prolongado de sequía temporal y que tenemos por delante mejores perspectivas de disponibilidad de agua", dijo Sevag Mehterian, de la Universidad de Miami Rosenstiel School, que dirigió la investigación.

"Nuestro estudio ha encontrado evidencias de lo contrario, lo que sugiere que, de hecho, la tendencia futura a largo plazo, basada en reconstrucciones paleo climáticas, es probablemente de disminución de las precipitaciones, sin el alivio de un incremento de tormentas mediterráneas, que son la fuente primaria de las precipitaciones anuales en la región, en un futuro previsible ".

El Mediterráneo Oriental está sujeto a la peor sequía de los últimos 900 años. El colapso de la agricultura, a medida que los campos se agostan y los pozos comienzan a secarse, se ha relacionado con el catastrófico conflicto de Siria.

Los investigadores han atribuido al cambio climático inducido por el hombre, una calamitosa tormenta de polvo que en 2015 ocultó siete naciones de Oriente Medio a la vista de los satélites, pero evidencias recientes de la región del Mar Muerto han recordado que la región siempre ha sido vulnerable a las sequías devastadoras.

Todos estos pronósticos deben ser contextualizados: hasta ahora éste es consistente con la evidencia de otras cuevas, pero como toda utilización de lo que los climatólogos llaman "evidencia indirecta" - una categoría que incluye el polen fosilizado en los lechos de los lagos, las medidas de los anillos de crecimiento de los árboles, los núcleos de hielo de antiguos glaciares y así sucesivamente, podría ser subvertido o revocado por algún descubrimiento futuro.

La predicción no tiene en cuenta ninguno de los futuros cambios globales que podrían ser consecuencia del cambio climático inducido por la creciente proporción de gases de efecto invernadero en la atmósfera como consecuencia del consumo de combustibles fósiles: ésta es la dimensión humana.

Y, por supuesto, los seres humanos de la región han sido ya testigos del colapso de civilizaciones enteras a causa de la sequía en los últimos miles de años, y tienen bastante de lo que preocuparse en vista de que durante el próximo siglo, más o menos, las temperaturas regionales se elevarán en algunos lugares a niveles potencialmente letales.

Pero la evidencia iraní apunta a condiciones rigurosas y duraderas en el muy largo plazo. El desafío es que otros científicos confirmen o cuestionen sus conclusiones y que los políticos encuentren maneras de prepararse para un mañana más sediento.

"Tomamos lo que hemos aprendido del clima pasado y lo aplicamos para entender mejor lo que nos espera, avanzando a partir del estado actual del cambiante clima mundial", dijo Ali Pourmand, un geo científico marino de la Universidad de Miami y uno de los autores.

 

Es uno de los editores fundadores de Climate News Network
Fuente:
http://climatenewsnetwork.net/iranian-cave-warns-of-10000-years-of-drought/
Traducción:
Anna Maria Garriga Tarré