Polonia: ¡A la cárcel por defender a jubilados arrojados a la calle!

Stefan Bekier

17/11/2013

En la madrugada del 30 de octubre, Piotr Ikonowicz – antiguo opositor y activista de "Solidarnosc”, ex diputado, co-fundador y principal animador de la Asociación para la Justicia Social ( Kancelaria Sprawiedliwości społecznej, KSS) que ayuda a las familias en situación precaria amenazadas de expulsión de sus viviendas - fue arrestado y conducido a prisión para cumplir una condena de 90 días. El caso ha provocado protestas, ha dividido a los parlamentarios y se ha convertido en un escándalo político real.

Un preso político muy embarazoso

En el 2000, Ikonowicz participó en una acción de bloqueo contra el desalojo de una pareja de jubilados de su casa de Varsovia por el nuevo propietario, quien lo acusó de golpearle. En el 2008, el tribunal, basándose en el único testimonio del propietario, y sin tener en cuenta los testimonios contrarios de las personas que habían participado en la acción, lo condenó a seis meses de limitación de libertad con la obligación de realizar trabajos de utilidad pública. A lo que el interesado se ha negado, denunciando el carácter inaceptable, político, de este veredicto. A cambio propuso considerar su actividad como voluntario en la asociación como un trabajo de utilidad pública. El tribunal se negó y aumentó la pena a 90 días de cárcel, condena que debía empezar a cumplir a partir del 14 de octubre 2013.

El día de la detención, el presidente de Polonia, Bronislaw Komorowski, del partido Plataforma Ciudadana (PO, centro-derecha) se había opuesto a la petición de gracia para Piotr Ikonowicz. Hizo caso omiso de las peticiones de personalidades y organizaciones ubicadas en el centro y a la izquierda del espectro político. Con anterioridad, había anunciado que iba a depender de la opinión del tribunal... que trató el caso, así como lo que dijera... el fiscal. La prerrogativa de gracia ¿no es "prerrogativa especial del Presidente de la República de Polonia"? Sus servicios habían anunciado razones de procedimiento que Piotr Ikonowicz no habría respetado.

Un acto de desobediencia cívica

En una carta al presidente Komorowski apoyando la petición a favor de Piotr Ikonowicz, Karol Modzelewski, Danuta Kuron, Józef Pinior y otros antiguos opositores y activistas de "Solidarnosc", señalaban el fondo de este caso: "Nuestra preocupación es que 13 años después de bloquear el desalojo de una pareja de jubilados - y después de un proceso controvertido, la retirada de uno de los jueces y la falta de apelación - el organizador del bloqueo deba ir a la cárcel. Independientemente de nuestra opinión personal sobre la actividad pública de Piotr Ikonowicz, no podemos aceptar una situación en la que, en la Tercera República de Polonia, se envíe a prisión a los activistas que participan en acciones de ayuda a los pobres y excluidos. No deja de ser interesante observar que, desde hace años ya, el Tribunal Constitucional dictaminó como inconstitucionales los desalojos de domicilios. Por lo tanto, el bloqueo del desalojo, por la que Piotr Ikonowicz fue condenado por un tribunal, fue un acto de desobediencia civil en nombre de la defensa de los valores constitucionales".

Se indulta a verdaderos criminales

Por su parte, Wanda Nowicka, vice-presidenta del Parlamento y feminista de izquierda fue muy respetada, dijo en un comunicado: "... Piotr Ikonowicz no está exento de defectos y sin duda ha cometido un montón de errores, pero es parte de un pequeño grupo de personas que de una manera consecuente, totalmente dedicados y apasionado, luchan por los derechos de los más vulnerables - los pobres, los que están luchando contra múltiples formas de exclusión. Es una de las pocas figuras públicas en Polonia que interviene para hablar de los que nadie más quiere ayudar, especialmente de aquellos que están amenazados con la expulsión de sus domicilios. Cuando pierden toda esperanza recurren a Piotr Ikonowicz, que goza de gran confianza entre ellos. Consideran que si él no puede ayudarles, entonces nadie más lo hará... Estoy convencida de que será más útil a la sociedad en libertad que cumpliendo una condena de prisión. Para la opinión pública, es injusto que un hombre que ha hecho tanto por los demás sea castigado con pena de prisión, mientras que se concedió el indulto a condenados por delitos mucho más graves".

En un tweet, precisó: "¿La antipatía y las diferencias políticos han pesado en esta decisión? No hay argumentos racionales para encerrar a Piotr Ikonowicz cuando se indulta a verdaderos criminales... Komorowski ha indultado 219 personas condenadas por abuso, robo, hurto, posesión de bienes robados y fraude, pero no consideró a Ikonowicz digno de indulto".

Pobreza ...

La decisión del presidente polaco es aún más sorprendente en el actual contexto social de Polonia (38 millones de habitantes) en el que se extiende la pobreza y la exclusión. "Por primera vez en años, el número de personas que viven en la pobreza extrema ha aumentado", titula el diario Gazeta Wyborcza en su edición del 30 de octubre de 2013, donde se puede leer una entrevista con un responsable del Instituto de Estadística de la Escuela Superior de Comercio.

A pesar de un índice de crecimiento económico superior al de otros países, y de las constantes alabanzas de la Comisión Europea y los medios financieros a Polonia, "el único país de la UE que no ha sufrido la crisis". Citando datos de la Oficina Polaca de  Estadística, el diario Rzeczpospolita del 31 de mayo de 2013, publicaba: "A pesar del crecimiento económico, no desciendo el número de personas que viven en la extrema pobreza. Son 2,1 millones, incluidos 700.000 niños. Este año, la situación aún puede empeorar". La situación empeora en el desempleo, con "2,25 millones de personas registradas en las oficinas de empleo, una tasa del 14 %". Los más afectados son los jóvenes, "la tasa de desempleo en el grupo de edad de 15-25 años se aproxima al 30%" A lo que hay que añadir 1,5 millones de desempleados que abandonaron el país en busca de trabajo, especialmente a Gran Bretaña, Alemania, Francia y País Bajos. Cifra oficial, que no tiene en cuenta a los que trabajan ilegalmente o siguen en el paro. Esta es la mayor ola de emigración económica de los trabajadores polacos desde los años treinta del siglo XX, cuando, por ejemplo, 1,3 millones fueron a Francia a buscar trabajo en las minas y acerías del norte y de la Lorena.

Añadamos que, según el sindicato "Solidarnosc", se estima en aproximadamente 8 millones el número de personas con empleos precarios, llamados en Polonia "contratos basura", casi la mitad de los que trabajan (15,3 millones en 2012) En 2009, el número de contratos de trabajo precarios en Polonia era el más alto de la UE. Esto se ha convertido en un problema social, tanto es así que ahora todos los sindicatos y diversos partidos políticos están haciendo campaña para prohibirlos.

El mismo periódico comenta igualmente los resultados del último informe de UNICEF, según el cual "el 20 % de los niños viven en Polonia por debajo de las normas comúnmente aceptadas en los países desarrollados. Situación de los niños es peor sólo en cuatro países de la Unión: Portugal, Rumanía, Letonia y Hungría".

… y desalojos

Obviamente, el crecimiento económico ha beneficiado sobre todo a las clases altas y medias, es decir, a una minoría que se ha beneficiado en gran medida de las políticas neoliberales de privatización, reestructuración y despidos masivos llevados a cabo desde 1989. Detrás del decorado, el fenómeno creciente de pobreza, la extrema pobreza, la inseguridad, la exclusión y desahucio de las familias más pobres.

Los desalojos comenzaron a gran escala a partir del año 2000, con la aprobación de una ley autorizando lo que se llama "a la calle" (es decir, sin realojo) de las familias con morosidad en el pago del alquiler. Detalle significativo: esta ley fue aprobada por la Alianza Democrática de Izquierda (SLD) en el poder en ese momento, sucesor del antiguo partido "comunista" auto- disuelto en 1990 después de su caída histórica frente a la lucha de "Solidarnosc". Formó parte de la conversión de la nomenklatura "comunista" a los placeres del capitalismo más salvaje. Afecta, sobre todo, a viviendas comunitarias, de empresas y otras viviendas sociales, desnacionalizadas y privatizadas después de 1989, donde los nuevos ricos se convirtieron en propietarios y doblaron o triplicaron los alquileres.

La Asociación para la Justicia Social

La Asociación para la Justicia Social (KSS) fue fundada en el 2003 por iniciativa de Piotr Ikonowicz, miembro independiente elegido en las listas de SLD, que abandonó el grupo parlamentario precisamente por el tema de la defensa de los inquilinos desalojados. Posteriormente, sus activistas organizaron unas 200 acciones de bloqueo de los desalojos, y han impedido centenares por otros medios. Publicaron una guía "Cómo no dejarse expulsar de su casa". La notoriedad y el status del ex diputado Piotr Ikonowicz se utilizaron eficazmente para hablar de la pobreza extrema en los medios de comunicación.

La asociación KSS dispone de medios muy limitados, pero dispone de un fuerte compromiso militante de los inquilinos y la gente que les apoya: médicos que atienden gratuitamente, a menudo en secreto; abogados, consejeros jurídicos e incluso agentes de policía que prestan la asistencia legal necesaria; jueces sensibles con la situación de las familias más vulnerables. Todo lo que hasta ahora ha hecho la Asociación muestra hasta que punto el Estado y sus diversas instituciones y autoridades han abandonado a una franja cada vez mayor de ciudadanos, dejándolos a merced de la voracidad y el salvajismo de los nuevos ricos que se han convertido en propietarios.

Las mafias de la vivienda

Uno de los ejemplos más llamativos es el fenómeno de lo que ahora se llama "los limpiadores" de edificios en las principales ciudades, sobre todo en Poznan. Muchos bancos y compañías inmobiliarias, convertidos en propietarios de lo que antes era propiedad pública, especulan y hacen todo lo posible para desalojar a los habitantes. Gazeta Wyborcza del 19 de octubre 2013, en referencia a la movilización de los ciudadanos de Poznan, describe uno de los casos más emblemáticos: "El banco NeoBank (conocido también como Neomafia...) a través de sociedades pantalla participó en la "limpieza" de edificios de viviendas en Poznan. Estas sociedades compraban edificios habitados con dinero prestado por NeoBank e inmediatamente firmaban contratos con "limpiadores" La expulsión de una familia se estimaba en un precio de 15.000 zlotys (aprox. € 3.500) Se han utilizado métodos de bandidos: corte del gas y el agua, destrucción de tuberías, granadas de humo militares por las escaleras".

Las asociaciones de defensa de los inquilinos denuncian la existencia de una "mafia de la vivienda" y mencionan otros métodos: perforación de muros, destrucción de techos en pleno invierno, depositar animales muertos, infestación de parásitos etc. Los tribunales están empezando a condenar a los "limpiadores", pero los patrocinadores y propietarios permanecen impunes. Las asociaciones denuncian la pasividad e incluso complicidad de algunas autoridades municipales. Del mismo modo, siguen impunes - a pesar de numerosas protestas y manifestaciones ciudadanas - los autores materiales e intelectuales del asesinato de Jolanta Brzeska, activista de la Asociación de Inquilinos de Varsovia, que ella fundó con otros inquilinos desalojados. Su cuerpo carbonizado fue encontrado en marzo de 2011 en un bosque cerca de Varsovia.

Después de visitar a Piotr Ikonowicz en la cárcel, la vice-presidenta del Parlamento denunció también este azote de "limpiadores" de edificios, estos "delincuentes que echan a la gente a la calle con métodos criminales. Para estas personas, la excarcelación de Piotr Ikonowicz sería simplemente peligroso, porque quieren limpiar tranquilamente los inmuebles de todas las personas, que, según ellos, deberían abandonarlas para usar con fines comerciales las casas dejadas vacías por personas pobres".

La movilización ciudadana

Una movilización ciudadana comienza: por la liberación de Ikonowicz, también para una moratoria de 5 años sobre los desalojos. Se está elaborando un proyecto de ley denominado "anti-desalojos" que debe ser presentado en breve en el Parlamento. Ikonowicz ha anunciado una huelga de hambre. "Porque tiene la esperanza - que también comparto, dijo Wanda Nowicka, que si al menos debe pudrirse en la cárcel, que pueda mejorar de una manera u otra la situación de los desalojados".

Varios partidos, asociaciones, sindicatos e individuos han solicitado su liberación: las diversas asociaciones de defensa de los inquilinos, el partido de centro izquierda Ruch Twoj (Tu movimiento), recientemente fundado y sus diversos diputados, los Verdes, los post-" comunistas" del SLD , el Partido de las Mujeres, el sindicato Agosto 80, La Inciativa delos Trabajadores, anarcosindicalistas, grupos de la izquierda radical y de la Federación anarquista, Democracia Obrera, etc. "Es un escándalo que en Polonia no se luche contra la pobreza, sino contra los que luchan contra la miseria", dijo Elżbieta Fornalczyk, cajera y dirigente de una famosa huelga en los hipermercados Tesco, Vice – Presidenta del sindicato Agosto 80.

En una conferencia de prensa celebrada ante las puertas de la prisión el lunes 04 de noviembre Jacek Kwiatkowski, uno d elos diputados del partido Twój Ruch (Tu movimiento) anunció que se uniría a la huelga de hambre iniciada por Ikonowicz. Agata Nosal - Ikonowicz, su esposa, ha hecho lo mismo. Sólo toma líquidos - agua, café, té - y ha decidido permanecer en una tienda instalada ante la prisión donde se encuentra su marido. Anna Grodzka, diputada de izquierda muy combativa, declaró que "el Estado polaco debe asumir la responsabilidad por lo que hace, (porque) tenemos una ley sobre la protección de los derechos de los inquilinos, pero no la cumple".

Stefan Bekier es un veterano activista de la oposición de izquierda polaca y militante antiglobalización. Para aquellos que quieren ayudar o ponerse en contacto con la Asociación para la Justicia Social :
http://www.kss.vel.pl/index.php?option=com_contact&view=contact&id=1&Itemid=53

Kancelaria Sprawiedliwości społecznej
Calle Jarocinska 23 , Varsovia
Tel . + 48 22 610 07 72

 

Traducción para www.sinpermiso.info: Miguel Salas

 

sinpermiso electrónico se ofrece semanalmente de forma gratuita. Estamos realizando una campaña de microfinanciación que finalizará el 22 de diciembre para poder renovar la web. Si le ha interesado este artículo, considere la posibilidad de contribuir al desarrollo de este proyecto político-cultural realizando una donación a: http://www.verkami.com/projects/7097-sinpermiso-br-una-nueva-web-br-para-seguir-luchando


Fuente:
www.sinpermiso.info , 17 de noviembre de 2013