¿Por qué no una candidatura progresista por un nuevo tiempo político en Euskal Herria?

Ramón Zallo

26/07/2015

Se ha presentado en Bilbao un “Llamamiento para candidaturas unitarias por un nuevo tiempo político” de cara a las próximas elecciones generales suscrito como promotores por 27 personas conocidas del mundo académico de la UPV-EHU y de movimientos sociales tales como el feminismo, ecologismo, cooperación, internacionalismo, euskalgintza –movimiento por la promoción del euskera-, economía alternativa… de la Comunidad Autónoma Vasca (CAV) y de la Comunidad Foral de Navarra (CFN). Se ha abierto una página web en la que ya están firmando centenares de personas.

La idea nació en la universidad pública hace unas semanas al calor de las experiencias de unidad en algunas ciudades del Estado español, de algunas iniciativas en ciernes de unidad para las próximas elecciones y de la conformación de un Gobierno de unidad de izquierda en Navarra presidido por Uxue Barcos y apoyado por Geroa Bai, Bildu, Podemos e Izquierda –Ezkerra.

Los tres ideas fuertes son:

• “Un cambio social mediante un giro radical y profundo en políticas públicas y actitudes sociales, dando por acabadas las políticas de austeridad y la utilización de la crisis para una involución social tanto en los niveles de renta como en el empleo, los servicios públicos o los sistemas de protección”.

• “La necesidad de iniciar y construir un proceso democrático en el Estado español incluyendo la construcción política de las comunidades nacionales que lo deseen. Y ello mediante procesos constituyentes que vayan más allá de la reforma constitucional o de las reformas estatutarias y en los que se reconozca a la Comunidad Autónoma Vasca y la Comunidad Foral de Navarra como sujeto de decisión, independientemente de que en ese proceso se barajen alternativas distintas (independencia, federación o autonomía)”.

• “La necesidad de asumir, desde el pluralismo y el rechazo de todas las violencias, la consolidación del proceso de paz y la normalización política, la ampliación de las libertades y la eliminación de los últimos cambios legales que, en aras a la seguridad, sacrifican aún más libertades fundamentales. La experiencia hecha desde la Transición ha permitido detectar una falta de democracia real y componer una mirada nueva y compartida sobre lo que sería una sociedad realmente democrática y los modos participativos ciudadanos”.

Haciendo frente a la maniquea tradición en las izquierdas de confrontar cuestión nacional y cuestión social se parte de su complementariedad: “Así como no cabe proyecto nacional sin un proyecto social explícito, no hay proyecto social que valga si no aborda las cuestiones democráticas. Las libertades son el medio ambiente natural para una sociedad política sana y democrática. La cuestión del derecho a decidir es un derecho fundamental derivado del principio de libertad que reconoce la capacidad de decisión de las comunidades que reiteradamente y por mayorías amplias reclaman ese reconocimiento y su ejercicio democrático. El cambio social busca revertir los procesos de desigualdad que se han acentuado en los últimos años y que golpean a las mayorías sociales. La sostenibilidad de la vida debe estar en el centro de todo proceso social, político o económico, desplazando así a los mercados”.

Hay que recordar que de los cuatro espacios existentes en la CAV y en Navarra tres están claramente definidos en torno a una sigla única: el espacio de centro nacionalista (PNV), derecha navarrista españolista (UPN) más derecha nacionalista española (PP) e izquierda de referencia españolista (PSE- PSN). El cuarto espacio –el de la izquierda/izquierda vasquista o que reconoce el derecho de decisión – y al que se dirige el llamamiento- es un mar fragmentado tanto en la CAV (EHBildu, Podemos e Irabazi -integra a IU, Alternativa Republicana y Equo- y otros) como en la CFN (coalición Geroa Bai, EHBildu, Podemos e Izquierda-Ezkerra -coalición de Izquierda Unida y Batzarre-).

Si se articulara ese cuarto espacio social podría llegar a ser la fuerza mayoritaria en ambos territorios y tendría sentido si se hiciera tras un programa común y coherente en cada uno de ellos. En la CAE, en las elecciones a Juntas Generales –donde se eligen las Diputaciones- representaron el 39’39%; el PNV 33’80%, el PSOE 13’82%, el PP 9’46% y Cs 2’08%. En la CFN, fue del 47’47%, frente al 27’44 de UPN, 13’37 de PSOE, 3’93 de PP y 2’96 de Cs..

Nosotros hemos podido ponernos de acuerdo, a pesar de nuestros matices particulares, en torno al cambio social, al derecho a decidir y a la paz y normalización política y, además, lo hemos enriquecido con cuestiones como la diferenciación a efectos de legitimación de los espacios de la CAV y de Navarra, las crisis sistémicas, la crisis de cuidados, la división sexual del trabajo, la sociedad digital…

Es una oportunidad para la altura de miras y para un ejercicio de responsabilidad. Hay una elección a hacer: un dilema político y moral.

O se prima la sigla, la marca, la contabilidad, las expectativas particulares, la búsqueda de hegemonía con el riesgo grande de abortar la posibilidad de cambios sociales y abrir procesos constituyentes y de normalización política o, al contrario, desde el suelo actual de pesos electorales, se entienden los partidos como instrumentos para proyectos, se ponen las siglas en beneficio de la expresión electoral de la ciudadanía de izquierda y de la gente común y sufriente de la CAV y de Navarra. Cabe hacerlo en torno a un programa de mínimos para hacer posible el cambio, pudiendo conformarse listas de miembros de corrientes y, en los casos que resulte demasiado complicado, añadiendo personas de la sociedad civil que no sean de nadie y acomoden a todos.

No se nos escapan las dificultades. Comparto las que señala Petxo Idoiaga (Viento Sur 22-7-2015): “(…)pueden venir del hecho de que las distintas coaliciones tienen ya, al menos en parte, perfiladas sus perspectivas electorales. En particular las dos con más alta potencia electoral a la luz de las pasadas elecciones: EHBildu (22’73% en CAE y 14’25 en CFN) y Podemos (13’93% en CAE y 13’67% en CFN). Entre ambas, por desgracia apenas existe experiencia unitaria (exceptuando la de Nafarroa) e incluso hay un real desconocimiento (y hasta cierto no reconocimiento) mutuo. (…) . Podemos tiene definida una estrategia electoral que para Euskal Herria se sostiene bajo una lista única y común que, salvo alguna excepción, se presenta al conjunto de España, pero deberá decidir si esa gestión centralizada y uniforme afecta a la CAE y la CFN por encima de la importancia política, actual y de futuro, y de los sin duda, relevantes resultados electorales de estas candidaturas unitarias a la hora de poner fin al régimen de la Transición”.

En los próximos días intentaremos reunirnos con las corrientes políticas y daremos cuenta de resultados y de las firmas el 3 de setiembre en Bilbao.

LLAMAMIENTO PARA CANDIDATURAS UNITARIAS POR UN NUEVO TIEMPO POLÍTICO EN LA COMUNIDAD AUTONOMA VASCA Y EN LA COMUNIDAD FORAL DE NAVARRA

Vivimos tiempos de y para el cambio que exigen afrontar fundamentalmente tres temas de gran preocupación social en Euskal Herria.

-Hay necesidad de un cambio social mediante un giro radical y profundo en políticas públicas y actitudes sociales, dando por acabadas las políticas de austeridad y la utilización de la crisis para una involución social tanto en los niveles de renta como en el empleo, los servicios públicos o los sistemas de protección. La crisis que padecemos es una crisis estructural -de superación de límites del planeta- y de cuidados, en el sentido de que cada vez resulta más difícil poder atender las necesidades de reproducción social y bienestar cotidiano. Las políticas de ajuste y de recortes refuerza la lógica patriarcal de la división sexual del trabajo.

-Hay necesidad de iniciar y construir un proceso democrático en el Estado español incluyendo la construcción política de las comunidades nacionales que lo deseen. Y ello mediante procesos constituyentes que vayan más allá de la reforma constitucional o de las reformas estatutarias y en los que se reconozca a la Comunidad Autónoma Vasca y la Comunidad Foral de Navarra como sujeto de decisión, independientemente de que en ese proceso se barajen alternativas distintas (independencia, federación o autonomía).

-Hay necesidad de asumir, desde el pluralismo y el rechazo de todas las violencias, la consolidación del proceso de paz y la normalización política, la ampliación de las libertades y la eliminación de los últimos cambios legales que, en aras a la seguridad, sacrifican aún más libertades fundamentales. La experiencia hecha desde la Transición ha permitido detectar una falta de democracia real y componer una mirada nueva y compartida sobre lo que sería una sociedad realmente democrática y los modos participativos ciudadanos.

Estos tres temas son, a la vez, complementarios y responden a distintas preocupaciones. Así como no cabe proyecto nacional sin un proyecto social explícito, no hay proyecto social que valga si no aborda las cuestiones democráticas. Las libertades son el medio ambiente natural para una sociedad política sana y democrática. La cuestión del derecho a decidir es un derecho fundamental derivado del principio de libertad que reconoce la capacidad de decisión de las comunidades que reiteradamente y por mayorías amplias reclaman ese reconocimiento y su ejercicio democrático. El cambio social busca revertir los procesos de desigualdad que se han acentuado en los últimos años y que golpean a las mayorías sociales. La sostenibilidad de la vida debe estar en el centro de todo proceso social, político o económico, desplazando así a los mercados

Se trata de reunir en un mismo paraguas principios consagrados internacionalmente que combinen los derechos civiles, políticos, sociales, económicos, culturales y los derechos de igualdad entre hombres y mujeres, paz, ecosistema sostenible con vida digna, reconocimiento de identidades e interculturalidad, democracia participativa con autogestión, transparencia, rendición de cuentas, solidaridad internacional y cooperativa, soberanía alimentaria, economía solidaria, y, en lo que se refiere a la sociedad digital, la defensa de la privacidad, el derecho de acceso, el procomún, el software y cultura libres o la neutralidad de las redes.

Estamos persuadidos, como miembros de la sociedad civil y con sensibilidades distintas tanto de la Comunidad Autónoma Vasca como de la Comunidad Foral de Navarra, de que son posibles programas y candidaturas conjuntas para impulsar un nuevo tiempo político en los distintos territorios y que se constituyan en apuestas socialmente mayoritarias en Euskal Herria en las próximas Elecciones Generales para que confronten con una actitud proactiva, y en defensa de todos los derechos para todas las personas, las politicas contra los y las ciudadanas activadas por el PP.

Quienes suscribimos este documento, animamos a que dichas fuerzas hagan el esfuerzo de una puesta en común, para la que contarán con todo nuestro apoyo.

Los firmantes iniciales:

• Ramón Zallo • Irantzu Varela • Pedro Ibarra • Mari Luz Esteban • Mariano Ferrer • Francisco Letamendia (Ortzi) • Beatriz Zabalondo • Alfonso Dubois • Beatriz Plaza • Juan Hernández Zubizarreta y otros doscientos más (por el momento). Para sumarse a la iniciativa http://candidaturaunitaria.eus/es/Manifiesto

Ramón Zallo es catedrático de la Universidad del País Vasco – Euskal Herriko Unibertitatea

Fuente:
http://blogs.publico.es/otrasmiradas/5106/por-que-no-una-candidatura-progresista-por-un-nuevo-tiempo-politico-en-euskal-herria/