¿Qué pueden esperar los palestinos de 2017?

Daoud Kuttab

02/01/2017

La cuestión palestina es probable que tenga una amplia cobertura en 2017, pero los problemas internos predominarán en su mayoría la actualidad informativa y no los acontecimientos externos. Y a finales de 2017, la ocupación de Palestina seguirá ahí y las potencias mundiales continuarán jugando con palabras acerca de un proceso de paz que gira en el aire.

Sin embargo, la parte palestina será muy activa. Desde el punto de vista del presidente Mahmud Abbas, la celebración con éxito del congreso de Fatah allana el camino para una redistribución de personal, así como algunos avances en la división entre la Organización de Liberación de Palestina (OLP) y el movimiento Hamas.

Las nuevas relaciones entre los grupos, que estuvieron empañadas por la animosidad, fue evidente en los días previos al congreso y durante sus deliberaciones.

El Séptimo Congreso de Fatah

A diferencia del anterior congreso de Fatah, que tuvo lugar en Belén en 2009, esta vez los funcionarios de seguridad de Hamas permitieron que los delegados de Fatah viajaran de Gaza a Ramala.

Y durante el congreso, tanto Abbas como el líder de Hamas, Khaled Meshaal intercambiaron cortesías públicas. El jefe del politburó de Hamas envió un mensaje al congreso de Fatah para felicitarles por la realización del evento y comprometiéndose a trabajar juntos por la reconciliación. Abbas también correspondió al mencionar a Hamas en un tono positivo cuatro veces durante su discurso más importante en el congreso.

Si este acercamiento continúa, debe producir un gran avance en términos de la aplicación de los acuerdos de reconciliación de Meca y El Cairo.

Esos acuerdos diseñaron el trabajo preliminar para una serie de acciones consecutivas que deben tener lugar para alcanzar la reconciliación. Las medidas incluyen la creación de un gobierno de unidad nacional, la reunión del Consejo Nacional Palestino (CNP) con la participación de Hamas con el fin de elaborar una estrategia acordada para la liberación de una Palestina unificada, y, finalmente, la convocatoria de elecciones parlamentarias y presidenciales.

En el marco de las resoluciones del congreso de Fatah, se acordó una reunión del Consejo Nacional de Palestina en un plazo de tres meses. Ya hay rumores de que los días del actual gobierno de Rami Hamdallah están contados.

Los expertos predicen que el gobierno de unidad nacional que se creará en las próximas semanas o meses para incluir las figuras políticas más importantes de Fatah, el Frente Popular para la Liberación de Palestina (FPLP), el Frente Democrático y el Partido Popular, así como facciones independientes como la de Mustafa Barghouti, Al-Mubadara (Iniciativa Nacional Palestina) y otros.

Lo más probable es que Hamás esté representado por palestinos independientes designados por el movimiento islámico. Una vez que este nuevo gobierno esté en el poder, su misión será la de preparar las elecciones.

El CNP dos décadas después

La convocatoria del Consejo Nacional de Palestina también será un evento importante en 2017. La última vez que el CNP se reunió fue en la Franja de Gaza, con el presidente de Estados Unidos Bill Clinton participando en alguna de sus sesiones.

Celebrado en abril de 1996, la 21ª reunión del CNP autorizó la creación de diversas instituciones, como resultado de los Acuerdos de Oslo y anuló todas las cláusulas que contradecían el reconocimiento de Israel, que fueron adoptadas durante la convención de 1993.

Es demasiado pronto para decir que la 22 ª sesión del CNP se llevará a cabo. Al FPLP y probablemente a Hamás les gustaría que se realizará fuera de Palestina, pero eso es poco probable. Si Abbas se impone, será en Ramala para evitar posibles presiones políticas sobre la dirección palestina de cualquier de los países árabes vecinos.

Si se constituye el gobierno de unidad nacional y el CNP se lleva a cabo con la inclusión de Hamas en la OLP, el mayor obstáculo sería la celebración de elecciones y permitir una transferencia de poder sin problemas, independientemente de quién gane.

El intento más reciente de celebrar elecciones municipales locales fracasó en parte debido a las acciones y acusaciones de distintos grupos. La OLP acusó a Hamas de influir en los resultados de las elecciones haciendo presión sobre los candidatos, mientras que Hamas hizo similares  acusaciones contra Fatah y quienes están en el poder en Ramala.

¿Caras nuevas?

También se espera que 2017 sea el año de la transición para los dos principales grupos políticos palestinos. Las elecciones más recientes de Fatah han promovido al encarcelado líder palestino Marwan Barghouti y al jefe de la Asociación de Fútbol de Palestina Jibril Rajoub a las dos primeros puestos dentro de Fatah.

Y aunque Abbas no está dispuesto a abandonar la escena política, este año va a aclarar que personalidades estarán dispuestas para ocupar su lugar una vez que lo haga. Abbas ha insistido en repetidas ocasiones que no tiene previsto presentarse a futuras elecciones. Por lo tanto, si las elecciones se llevan a cabo en algún momento de 2017, veremos algunas nuevas caras.

Hamás también tendrá cambios. Meshaal no se presenta a las actuales elecciones a la shura de Hamas que están teniendo lugar en Gaza y en el extranjero. Las elecciones se llevan a cabo en forma cuasi-secreta por razones de seguridad, pero los focos están sobre el ex primer ministro palestino, Ismail Haniyeh, que encabezó la lista pro-Hamas que ganó de manera decisiva en las elecciones parlamentarias de 2006.

Mientras que la arena palestina estará ocupado con varias batallas internas y cambios, hay muy poco que esperar en cuanto a la lucha principal de los palestinos para poner fin a la ocupación israelí. Es poco probable que haya muchos avances en este frente mientras que Israel tenga a Benjamin Netanyahu como primer ministro y los EE.UU. a Donald Trump como presidente.

es un galardonado periodista palestino, que ha sido profesor de periodismo en la Universidad de Princeton, EEUU.
Fuente:
http://www.aljazeera.com/indepth/opinion/2016/12/palestinians-expect-2017-161222113816230.html
Traducción:
Enrique García