"Rajoy ha agravado el conflicto catalán y una extradición aún lo agravaría más". Entrevista a una diputada de Die Linke

Zaklin Nastic

07/04/2018

Esta entrevista con la diputada de Die Lienke Zaklin Nastic fue realizada pocas horas antes de saberse la decisión del Tribunal de Schleswig-Holstein de no aceptar la imputación de rebelión al presidente de la Generalitat, destituido por el gobierno español y en el exilio desde hace 6 meses, Carles Puigdemont. Por ello, algunas afirmaciones de esta entrevista cobran, si cabe, un mayor interés. SP

 

“Lo que aquí cuenta es el derecho internacional, en concreto el derecho a la autodeterminación de los pueblos, y principios fundamentales de los derechos humanos. Éstos tienen una validez universal y eso incluye a los partidarios de la independencia.”

 

Juntamente con Diether Dehm, Zaklin Nastic (Gdynia, 1980) fue una de las diputadas de Die Linke que visitó a Carles Puigdemont el pasado domingo (1 de abril) en la prisión de Neumünster. Nastic explica la solidaridad de su partido con el político catalán. En una entrevista reciente a la cadena de radio SWR2, afirmó que si el Tribunal de Schleswig-Holstein decide imponer una fianza a Puigdemont para dejarlo en libertad, Die Linke recaudará los fondos necesarios para pagarla. Considera que el Gobierno "ha vulnerado de manera grave en Cataluña los derechos humanos de más de siete millones de ciudadanos de la Unión". La entrevista la realizó para Público y la tradujo para Sin Permiso Àngel Ferrero.

El pasado martes la fiscalía del estado federado de Schleswig-Holstein pidió la extradición de Carles Puigdemont. El gobierno alemán ya ha dicho que no ejercerá su derecho a veto. ¿Le queda alguna posibilidad a Puigdemont para evitar la extradición?

Aún ha de decidirlo el Tribunal Superior de Schleswig-Holstein [lo hizo el jueves 5 de abril]. Espero que se den cuenta de que, por una parte, no existe ningún delito de "rebelión" en Alemania, y que miembros del gobierno español han reconocido ya que Puigdemont no ha cometido ningún delito de malversación de fondos públicos, que es de lo que se lo acusa en España, por la otra. Más allá de eso, un estudio de los servicios jurídicos del Bundestag afirma que las personas que son perseguidas por sus ideas políticas no han de ser entregadas a las autoridades del país que pide su extradición, incluso si se trata de una orden de detención europea. En consecuencia, la extradición de Puigdemont no es aún un hecho.

Excepto la CDU/CSU [el partido de Merkel], los partidos en el Bundestag y la mayoría de la población están en contra de la extradición. ¿Cree que podrían presionar al gobierno en el Parlamento? ¿Qué piensa Die Linke hacer en concreto?

Si el Tribunal Superior de Schleswig-Holstein decide aceptar la solicitud de la fiscalía general, a la extradición a España sólo podría oponerse el gobierno federal. El gobierno se vería arrastrado al conflicto a Cataluña si autoriza la extradición. Alemania, sin embargo, no ha de llevar a cabo ningún tipo de injerencia en lo que es un asunto interno de España. El gobierno de Rajoy ha agravado el conflicto y una extradición por parte de Alemania aún lo agravaría más. Alemania no debería vulnerar el derecho fundamental la derecho de extradición, a saber: que no se puede realizar una extradición por motivos políticos. Por cierto, justamente por este motivo el gobierno español presenta otros cargos, como el de malversación de fondos públicos, e incluso éste estaría en relación con los intentos de Puigdemont por conseguir la independencia, es decir que sería un delito político. Esto ha de tenerlo el gobierno alemán muy en cuenta. Quizá la cancillería se lo piense dos veces si la decisión depende de eso.

Tras el arresto de Puigdemont en Alemania se convocó una manifestación ante el consulado alemán a la que asistieron 55.000 personas. ¿Cree que este tipo de acciones pueden influir en la decisión del gobierno alemán?

Que la mayoría de la población quiere ver a Puigdemont libre lo sabe con toda seguridad el gobierno alemán. Y la pasión con la que los catalanes salen a las calles para luchar por sus derechos no debería ser un secreto para nadie. Por desgracia, me temo que nuestro gobierno no está especialmente interesado. Lo sabemos por otros "problemas" que ocurren fuera de las fronteras alemanas o europeas. Me refiero a la política de asilo. En cualquier caso, lo que aquí cuenta es el derecho internacional, en concreto el derecho a la autodeterminación de los pueblos, y principios fundamentales de los derechos humanos. Éstos tienen una validez universal y eso incluye a los partidarios de la independencia.

Visitó a Puigdemont el último domingo en la prisión de Neumünster. ¿Cómo lo vio? ¿De qué hablaron?

En ningún caso lo vimos desanimado. Elogió de manera expresa el trato del personal de la prisión como "extraordinariamente correcto y amistoso". Al mismo tiempo, reveló su temor a una posible extradición, teniendo en cuenta que en las prisiones españolas se han producido en los últimos años agresiones e incluso torturas. El Estado español fue no hace mucho acusado, y más de una vez, por la ONU y el Tribunal Europeo de Derechos Humanos. Además, está decepcionado por el papel del rey Felipe VI, quien renunció a un papel de mediador en el conflicto. Puigdemont se describe a sí mismo como un prisionero político. No es ningún criminal: lucha por los derechos humanos y democráticos fundamentales. Le transmitimos nuestros mejores deseos por parte del grupo parlamentario, así como nuestra solidaridad en la lucha por su liberación inmediata.

Die Linke es el partido que de manera más clara pide que Carles Puigdemont no sea extraditado. En España, ni Podemos ni Izquierda Unida parecen pronunciarse de manea tan clara. De Puigdemont hay quien dice que es un político "burgués", que ha llevado a cabo políticas neoliberales. Desde el otro bando, hay quien ha ironizado y dicho que en cinco días Die Linke ha mostrado más solidaridad que Podemos e IU en cinco años. ¿Qué le diría a sus compañeros en España?

Para nosotros no se trata de interferir en los asuntos internos de España y Cataluña. Nuestra solidaridad hacia Carles Puigdemont no guarda ninguna relación con una posición favorable o contraria al movimiento independentista en Cataluña. Lo que para nosotros es importante, y nos ha llevado a implicarnos, es que el ejecutivo central ha vulnerado de manera grave en Cataluña los derechos humanos de más de siete millones de ciudadanos de la Unión, incluyendo los de Carles Puigdemont. Se ha prohibido a un político catalán escogido en unas elecciones democráticas participar en los plenos del Parlamento de Cataluña, poder ejercer allí su derecho a voto y a ser votado. Además, ha sido criminalizado y ahora es perseguido con una orden de detención europea. ¿Un político elegido democráticamente en una prisión alemana? Nosotros no lo aceptamos y el gobierno alemán y la UE tampoco deberían de hacerlo.

Dicho esto, con Podemos e IU luchamos conjuntamente contra el dictado neoliberal y la militarización, y a favor del Estado del bienestar y por una mayor democratización de la UE.

Su partido reclama una solución política. En su opinión, ¿cómo podría alcanzarse una? ¿A través de la mediación internacional? Y en ese caso, ¿quién? La UE ya ha rechazado ese papel.

Die Linke reclama una solución política que pase por una negociación a nivel europeo, por ejemplo a través de la OSCE. El gobierno alemán debería apoyar esta fórmula. La UE no se ha cubierto precisamente de gloria una vez más. La UE y el gobierno alemán han de exigir al gobierno español que regrese a la legalidad en Cataluña porque lo que allí sucede ahora mismo ya no tiene nada que ver con un estado democrático de derecho: no me refiero solamente a todo lo que he mencionado antes, sino también a millones de llamadas telefónicas, cartas y correos electrónicos controlados ilegalmente, a la limitación del derecho de opinión y a la libre expresión, y del derecho a la reunión pacífica, y al uso excesivo y desmesurado de la violencia física. La UE ha de intervenir. También lo ha de hacer el gobierno alemán en la medida en que se lo permita el derecho, rechazando la extradición, especialmente cuando el país la que ha de ser extraditado ya no es un estado de derecho.

diputada de Die Linke
Fuente:
http://www.publico.es/public/rajoy-agreujat-conflicte-catala-i-extradicio-encara-l-agreujaria-mes.html
Traducción:
Àngel Ferrero