Reino de España: La cortina de humo venezolana de la corrupción del Partido Popular

Pablo Bustinduy

12/05/2017

Por segunda vez, el pasado 9 de mayo, el grupo parlamentario popular presentó una proposición no de ley en el Congreso de los Diputados sobre la crisis institucional y policial que vive Venezuela. Que el partido del gobierno presente una PNL sobre la orientación de la política exterior que ejerce como un monopolio en su unilateral interpretación del artículo 96 de la Constitución de 1978 no deja de ser paradójico. En realidad, como es evidente y conocido, se trata de la utilización interna en la política española de la situación interna venezolana: se trata de identificar a Unidos Podemos con el régimen que encabeza Maduro. Porque en su política exterior, la prioridad del gobierno Rajoy es la protección de las importantes inversiones españolas en Venezuela y el apoyo a la mediación entre el gobierno Maduro y los sectores de la oposición de derechas en la que participa, entre otros, el ex-presidente Zapatero. La intervención de Pablo Bustinduy, portavoz de exteriores de Podemos, fue especialmente acertada y alabada en las redes sociales. El debate en su totalidad puede consultarse aquí. Esta es su intervención. SP

La señora PRESIDENTA: Por el Grupo Parlamentario Confederal de Unidos Podemos-En Comú Podem-En Marea, tiene la palabra el señor Bustinduy Amador.

El señor BUSTINDUY AMADOR: Muchas gracias, presidenta.

Como portavoz de Exteriores de mi grupo parlamentario solo he subido a esta tribuna por iniciativa del Grupo Popular para hablar de Venezuela, pero dándole vueltas a este hecho, he estado pensando en la cronología de esta iniciativa que nos presentan y esto es lo que he encontrado. En la noche del pasado 19 de abril, Ignacio González fue detenido por la Guardia Civil destapando una monumental trama de corrupción en el corazón mismo del poder en la Comunidad de Madrid. A la mañana siguiente, el portavoz del Grupo Popular en esta Cámara puso un tuit que decía: Consternado con las noticias que llegan de Venezuela. (Aplausos). Tras sucederse las revelaciones y escándalos, el día 24 se produjo un hecho notable, y es que la también expresidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, se vio forzada a dimitir. El teletipo anunciando esta noticia salió sobre las 16:20 de la tarde. A las 17:32, Mariano Rajoy puso otro tuit que decía: Nos preocupa la situación en un país hermano, Venezuela. (Aplausos). Una y otra vez ustedes repiten la misma jugada, como los malos futbolistas, que solo tienen un regate.

Hoy, tras cuatro semanas de silencio parlamentario, en medio de una ciénaga irrespirable de corrupción, la primera iniciativa que trae el Grupo Popular a esta Cámara no es para dar explicaciones ni para asumir responsabilidades; es sobre Venezuela. Traen además un texto redactado en el mes de marzo, desactualizado, que hace referencia a hechos que han cambiado, a decisiones que se han modificado, que no incluye por supuesto una sola propuesta viable para ayudar a solucionar la difícil situación que vive Venezuela. Lo que hacen es improvisar una enmienda a última hora para ponerlo al día, hacer el trabajo que no han hecho antes de escribir una nueva, que no casa con la exposición de motivos, pero les da igual, porque en la máquina de humo ustedes sacan unos hechos, meten otros y las conclusiones siempre son las mismas. Esto sería algo grotesco y una profunda falta de respeto a esta Cámara, pero es que además es una profunda irresponsabilidad, porque la situación en Venezuela es delicadísima, con preocupantes episodios de violencia urbana, con varias crisis institucionales enquistadas, con una fractura instalada en el corazón de la sociedad que amenaza con volverse una situación ingobernable. Nosotros llevamos meses pidiendo al Gobierno de España que se ofrezca para favorecer los procesos de mediación internacional y de diálogo. ¿Y qué han hecho ustedes? (Aplausos). Todo lo contrario, echar gasolina al fuego. Ustedes han criticado, llegando hasta el insulto, los esfuerzos del expresidente Zapatero en lugar de contribuir a ellos. Por cierto, también ha sido criticado por miembros de su propio partido, con lo cual la situación ya llega a lo dantesco. Ustedes no han contribuido en nada —y siguen sin querer hacerlo— a buscar una solución política, dialogada, democrática, a la situación en Venezuela. Ustedes lo que han querido hacer es utilizar la gravísima situación que vive ese país para deslegitimar a su oposición política. Lo han hecho amparando baterías de denuncias falsas que han sido archivadas de la primera a la última porque no contienen un solo gramo de verdad. Lo han hecho utilizando a la policía política del antiguo ministro del Interior para perseguir a sus adversarios políticos fabricando informes falsos, sin que nadie haya asumido responsabilidades por ello. (Aplausos). Lo han hecho acusándonos ustedes de financiación ilegal. Me pregunto si el presidente del Gobierno también pondrá un tuit sobre Venezuela al salir de declarar en el juzgado sobre la financiación ilegal de su partido. (Varias señoras y señores diputados: ¡Muy bien!—Aplausos).

Su descrédito es tal que ustedes ya no convencen a nadie. De hecho, lo saben y lo único que quieren ya es hacer ruido y desviar la atención desesperadamente, pero el problema que tienen es de tal magnitud que ni siquiera eso les va a salir bien. Por lo que se ha publicado estos días, hemos sabido que el hermano de Ignacio González utilizó la empresa pública Mercasa, participada por la Administración del Estado, la SEPI y el Ministerio de Agricultura, para intentar sobornar a funcionarios venezolanos, obtener ilegalmente contratos públicos inflados y repartirse el dinero. (Aplausos). Sería, señorías, un desenlace sin igual que supiéramos por las investigaciones que, al final, quien se ha lucrado con fondos públicos en Venezuela —¡quién sabe si para financiarse ilegalmente!— hayan sido ustedes. (Varias señoras y señores diputados: ¡Muy bien!—Aplausos.—Rumores.—El señor Martínez-Maíllo Toribio: ¡Un poco de dignidad!).

Termino la cronología. El día 23 de abril, en mitad de este escándalo, el presidente Rajoy se fue de visita oficial a Brasil. Fue a visitar a un presidente ilegítimo, que dio un golpe para derrocar a la presidenta Rousseff, votada por millones de brasileños; un presidente que está internacionalmente aislado, investigado por múltiples casos de corrupción vinculados al escándalo de Petrobras, que está reprimiendo violentamente las protestas de su pueblo mientras intenta cambiar la Constitución para retrasar las elecciones a 2020 y permanecer cuatro años en el poder sin pasar por las urnas. (Aplausos). Esta es su coherencia, este es su compromiso con la democracia y las libertades en América Latina.

Hace unos meses yo subí a esta tribuna para pedirles que no utilizaran la política de Estado, la política exterior y la crisis de un país hermano para fines partidistas. Hoy ya no les pido nada, solo espero que en su irresponsabilidad y en su hundimiento hagan ustedes el menor daño posible al país.

Muchas gracias.

Portavoz de política exterior de Unidos Podemos en el Congreso de los Diputados.
Fuente:
http://www.congreso.es/public_oficiales/L12/CONG/DS/PL/DSCD-12-PL-50.PDF