¿Una renta básica sin condiciones? Si funciona para la familia real, puede funcionar para todos

John O'Farrell

17/01/2016

 

Mi primera reacción ante la noción de renta básica universal (RBU) fue: “Pero vamos a ver, en serio ¡eso nunca va a suceder! Quiero decir, es completamente inalcanzable. Proponerlo sería un suicidio político para cualquier partido progresista”. Después empecé a rabiar y a preguntarme si también se la darían a los refugiados.

Este año, sin embargo, se va a poder dar testimonio de una RBU pagada a los residentes de Utrecht y de 19 otras municipalidades holandesas. Todo el mundo recibirá unos 200€ a la semana, tanto si trabajan como si no. Los desempleados no se verán penalizados por buscar trabajo, y se espera que el Estado acabe gastando menos dinero para inspeccionar a los demandantes de subsidios, dispersar vagabundos o encerrar a los que se ven empujados al crimen. Los defensores de esta idea radical están ansiosos de invalidar cualquier noción según la cual los receptores de ese dinero gratis lo usarían para pasarse todo el día mirándose el ombligo y colocándose. Por eso se hará una prueba piloto en Holanda.

La idea es tan refrescantemente contraria a la condicionalidad de calderilla que está matando el Estado del Bienestar, que me está empezando a llenar de optimismo el que pueda haber alguna gente de entre la mezquindad política que todavía esté mirando a las estrellas. Erase una vez la universalidad como principio fundamental del bienestar. Cada madre inglesa recibía subsidios de maternidad, cada niño tenía leche gratis en el cole, hasta que todo eso fue arrebatado por... ¡Vaya! no logro acordarme... –no soy quién para guardar rencor–.

En Gran Bretaña ya hemos experimentado con un sistema en el que un grupo de gente recibe una renta garantizada sin obligación a trabajar como contrapartida. Pero ¿y si tal cosa fuera extendida más allá de la familia real? Imaginad por un momento que todo el mundo en el Reino Unido empezara cada semana con una mínima cantidad de dinero garantizado. Todas las demás ayudas serían eliminadas, junto al estigma y la trampa que se originó con el viejo sistema de bienestar (a expensas de ir haciendo nuevas políticas e ir asumiendo los costes administrativos).

La idea de RBU es tan contraria a todo lo que nos han metido en la cabeza sobre prevenir la “sociedad del algo por nada”, que vale la pena defenderla solo por ver implosionar al Daily Mail y a Iain Duncan Smith llenos de ira. Previsiblemente, lanzarán el argumento de que la RBU convertirá a las masas “de luchadores a gandules”; que dirigirá de lleno a la dependencia bienestarista, a una falta de iniciativa y a un montón de programas en el Canal 5 llamados “Gente gorda y fea gastando tu dinero en patatas fritas y teles enormes”.

Pero es la situación actual, de hecho, la que impide la iniciativa y bloquea a emprendedores. Cualquiera que alguna vez haya inventado o creado algo lo ha hecho gracias a alguna pizca de seguridad financiera a sus espaldas. Por eso tenemos tantas estatuas en honor de hombres blancos de clase alta; por eso Virginia Woolf necesitaba “su propia habitación y 500£ al año” (reducidos a 27,85 tras aplicar el impuesto por tener dormitorios desocupados). Durante siglos hemos aprovechado el potencial de tan solo una pequeña proporción de la población británica; el resto ha sido impotente a la hora de iniciar o descubrir dónde se esconden sus talentos. Con una RBU los innovadores dispondrían de un espacio para experimentar, sabiendo que todavía contarían con algo de apoyo; se verían más pequeños negocios y menos shows televisivos rastreros como “Tu oportunidad”.

Lo que es de importancia vital: comenzaría a enderezarse de nuevo el desequilibrio crónico en que se encuentra el mercado de trabajo. Hay una razón por la que los trabajadores de servicios telefónicos suenan miserables cuando afirman compartir gran entusiasmo al contarte las novedades de tu tarifa de móvil. Desde la decaída de los sindicatos, los trabajadores se han visto cada vez menos capaces de rechazar jornadas más largas y menores sueldos, con tan solo el banco de alimentos como último apoyo en caso que huyan de un empleo explotador. Con un ingreso garantizado por el Estado para mantenerse a flote los empleados recuperarían poder de negociación para pedir condiciones de trabajo civilizadas y cantidades razonables de dinero a cambio. En un mercado laboral flexible, con millones de contratos temporales, podría suponer una palanca mucho más efectiva que tratar de sindicalizar a los conductores de Uber.

Mientras tanto el resto podríamos sentirnos confiados de que no debiera haber motivo por el que nos vinieran a pedir limosna en el transporte público. No tendríamos que hacer eso de mover la cabeza al mismo tiempo que hacemos como que no hemos visto nada. De la noche a la mañana, nuestro sistema laberíntico de ayudas y desgravaciones desaparecerían, junto a un contingente de inspectores destinados a evaluar si se cumplen las condiciones, y junto a todo el estigma de ser demandante, con la cultura degradante de culpa y la humillación que supone para los que quedan más abajo del montón.

Frente a todo el aparente gasto en la RBU, nos ahorraríamos la pequeña fortuna que el Estado se gasta hoy en día al hacerse cargo de problemas sociales, que son causados por una abrumadora pobreza crónica.

Existen, sin lugar a duda, complejas razones por las que aumenta la indigencia, se abarrotan las cárceles, por las que incrementan los problemas de salud mental, pero la desesperada presión financiera es un factor preponderante en todos los casos. Década tras década vamos gastando más y más millones tratando de mantener apretada la tapa de una olla hirviendo. Quizás resultaría mucho menos costoso bajar un poco la temperatura.

 

Es un conocido autor y guionista de programas televisivos del Reino Unido
Fuente:
http://www.theguardian.com/commentisfree/2016/jan/07/basic-income-royal-family-living-wage-economy
Traducción:
Edgar Manjarín