Unión Europea: A varias velocidades, de frente, ¡marchen!

Francisco Louça

30/03/2017

"El tiempo para salvar a Europa termina este año, tal vez, a más tardar este otoño", escribió Vicente Jorge Silva. No es el primero ni será el último llamamiento desesperado, urgente. Parece que el tiempo se “termina".

El hecho es que la duda se ha instalado en el cuartel general y esa es la novedad. Hoy en día son los euroentusiastas los que dirigen la crítica de la desintegración institucional de la Unión y las políticas que conducen a nuevas crisis: Jorge Sampaio, que ya he citado en una nota anterior, ha advertido del "desmoronamiento ante nuestros ojos"; Maria João Rodrigues advierte que "si Europa no puede dar un futuro a los jóvenes, la UE no tendrá un futuro"; António Vitorino señala que el euro ha acentuado las discrepancias, o que provoca sucesivas "crisis asfixiantes" y "desafección"; Ricardo Reis escribe que lo que está en peligro ya no es el euro, es la UE; Luís Amado lamenta la "desorientación de la élite europea”.

No hace mucho, Nicolau Santos señaló a propósito de Grecia la "muerte de un proyecto" y Elisa Ferreira que el Eurogrupo había condenado "al país a una depresión más profunda, en la que la deuda y el empobrecimiento florecen”. Todos ellos dicen lo mismo: el tiempo se está terminando.

Así, ante el riesgo de disgregación, de la niebla emergen cuatro estrategias. La primera es la Declaración de Roma, que se une a Merkel, Juncker y muchos gobiernos europeos: establecer varias velocidades y prometer a todo el mundo que será el maquinista. Funciona, pero sólo para los que se ven a bordo del tren. De hecho, no hay ningún problema de que la UE solucionable con varias velocidades y todos, sin excepción, se agravan: es evidente que a varias velocidades no puede haber mutualización de la deuda, ni garantías bancarias comunes, ni gestión política del euros, ni presupuesto comunitario. Para que sean posibles sólo para algunos es necesario violar las normas legales vigentes. Y, por otra parte, cómo todas estas soluciones requieren transferencias y Alemania no paga (ni con Schultz), no pasan de ser buenos deseos. Peor aún, no hay soluciones en este tren, pero su discurso es, en sí mismo, creador de inestabilidad. Por eso Seixas da Costa, que sabe de lo que habla, lamenta esta promoción de un camino de división: "Parece que hay una especie de consagración institucional de la división de Europa. Las personas son las que tienen que adaptarse. Instituciones tienden a ser una especie de freno a la disgregación, son por lo general un elemento agregador. En el momento en que las instituciones se consagran ellas mismas a la disgregación y admiten la diversidad institucional con un lenguaje muy claro, terminan convirtiéndose en cómplices de esa división. Por lo tanto, podemos estar en el camino para que la UE acepte su división futura”. Lo que está pasando es que cada “velocidad" crearía una división en la UE y, peor aún, las instituciones que deberían estabilizar se convierten en foco de incertidumbre.

La segunda estrategia es tan inconsistente como la primera, pero más ideológica. Es, una vez más, el discurso de los "valores", como ha puesto en evidencia  en Público de Portugal Sigmar Gabriel, uno de los hombres cuyo "valor" consistió en arruinar a Grecia. En ausencia de políticas que respondan a la vida de las personas, bien se les puede pedir que acrediten un certificado de buena aventuranza, pastoreado por los dioses con "valores". Parece ser que, en este sentido, 43 personalidades hacen un llamamiento a Europa para que "despierte", curiosa expresión (¿estaba dormida? ¿Lo que pasó fue culpa de la somnolencia?).

Sólo ya hemos visto en que consisten esos valores, ¿o no es así? Baste recordar, por tanto, a otro euroentusiasta, Francisco Assis, quien señaló con lucidez el "colapso moral de Europa" en relación con la cuestión de los refugiados, la cuestión más importante de la vida europea en los últimos dos años: "Lo que hasta hace poco parecía impensable puede estar a punto de hacerse realidad: la Unión Europea, abjurando de todo el patrimonio del que ha sido portadora en el campo de los derechos humanos, está dispuesta a poner en peligro el derecho de asilo y violar groseramente algunas convenciones internacionales que ella misma promovió”. Llega a la conclusión de que “en los próximos días, todavía se puede hacer algo para evitar este verdadero colapso moral de Europa”- esto fue hace un año y el" colapso moral “ anunciado ha tenido lugar, más allá de lo imaginable, mediante el acuerdo con Erdogan sobre los refugiados.

La tercera estrategia es la que nos dice que esta vez, con Schultz (que parece estar más lejos de la victoria que lo que nos dijeron) y con Macron (que, si gana las presidenciales, no sabe con quién va a formar gobierno), Europa se endereza. El truco de la promesa salvífica ya fue gastado con Hollande, que era un giro a la izquierda, y un nuevo impulso para Europa, ¿recuerdan? Era el político que iba a controlar a Merkel, ¿recuerdan? El presidente que en tres semanas impondría un nuevo Tratado Fiscal, ¿recuerdan? Pues bien, repetir de nuevo el anuncio de la llegada del Mesías Schultz-Macron no exime a nadie de responder a la pregunta: ¿Estos señores van a “unir” putativamente a Europa  a diferentes “velocidades"?

La cuarta estrategia merece un poco más de atención. Es un ataque sin guantes contra la izquierda, un discurso que busca aterrorizar a los críticos de los desastrosos efectos de las políticas de Bruselas y Berlín. Escúchese bien: no hay izquierda o derecha, sólo hay sociedad "abierta" (pro-UE) y "cerrado" (anti-UE). Esto viene de Popper, João Carlos Espada utilizó el esquema durante años y pocas personas le hicieron caso, pero ahora se ha convertido en un hit. Hay quién lo dice con elegancia, como Vitorino, y algunas personas avalan, que los "cerrados" son nacional-fascistas, gente de ideas "vacías y caricaturescas", y que los "abiertos" son cosmopolitas europeos.

Esta narración tiene varios problemas. Después de todo, ¿no fueron los "europeos abiertos" los que firmaron el acuerdo con Turquía y encerraron a los refugiados, provocando el"colapso moral”?, ¿o no fueron ellos? Dijsselbloem, pobre hombre, es uno de los "europeos abiertos", como Schauble, ¿verdad?.

Por lo tanto, la frontera entre "nacionalistas-cerrados" y “europeistas-abiertos" tiene un papel en Portugal, que es condenar a la mayoría parlamentaria, distanciar al PS de los acuerdos con el Bloque y el PCP y restaurar el arco de la gobernabilidad entre el PS y el PSD , reavivando su "europeismo-abierto". En España, ese arco "abierto" implica el apoyo de Rajoy. El asunto se convierte en laberíntico en el Reino Unido, porque Teresa May votó en contra Brexit, por lo que es "abierta", pero dirige el Brexit, por lo que es "cerrada". En Francia, implicaría a Macron, o al mismo Fillon. En Alemania, quizás el “abierto” sea Schultz, pero si Merkel gana será ella la “abierta” y por lo tanto tenemos un problema implícito, porque ella quiere austeridad para nuestra pequeña esquina frente al mar. Es el cortocircuito de la doctrina de la "sociedad abierta": los "abiertos" han sido los jefes de la austeridad en Europa, fue por su culpa que sufrimos el asalto a los salarios, a las pensiones y los impuestos de la mano de la troika, fueron ellos los que han llevado a la Unión a este sopor y desunión. La mala noticia para Portugal sería que el "europeísmo-abierto" permanece impávido y sereno, llevando a Europa a ninguna parte, bajo la alegre bandera de la troika para siempre durante veinte años de austeridad con el Tratado Fiscal.

Por mi parte, desde la crisis en Grecia llegue a la conclusión que la Unión se ha convertido en un proyecto fallido. Creo que la simultaneidad del comienzo del proceso formal del Brexit y la Cumbre de Roma sólo ilustran este hecho: si después de todo, sólo quedan las "varias velocidades", que nadie sabe lo que son, cómo se aplican, a quién incluyen y a quién excluyen, que los líderes europeos, al menos, hagan el favor, de no aburrirnos con discursos sobre los "valores" de Europa.

catedrático de economía de la Universidad de Lisboa, ex parlamentario y miembro del Bloco de Esquerda, actualmente es Consejero de Estado.
Fuente:
Público, 28 de marzo 2017
Traducción:
G. Buster