La UE y Zapatero se superan, o cuando los locos son los lazarillos de los ciegos