Reino Unido: rezando por una crisis en forma de V

Michael Roberts

15/07/2020

La semana pasada, el ministro de finanzas conservador Rishi Sunak del Reino Unido presentó un plan para apoyar a las empresas y los trabajadores a medida que Gran Bretaña sale del cierre de la pandemia. El apoyo financiero del gobierno a los trabajadores en 'paro técnico' está siendo reducido paulatinamente hasta acabar a fines de octubre. Después, los trabajadores y los empleadores quedan a su suerte. Pero no del todo.

El ex administrador de fondos de inversión y multimillonario Sunak anunció que el gobierno pagaría hasta £ 1.000 por cada trabajador “en paro técnico” contratado de vuelta después de octubre y otras medidas de incentivo y subsidios para alentar a los empleadores a contratar, a los trabajadores a trabajar y a los hogares a gastar: por una suma total de £ 30 mil millones. Sumado a los aproximadamente £ 160 mil millones ya comprometidos en forma de préstamos y donaciones a empresas y mayores beneficios de asistencia social y créditos a los trabajadores, todo ello se acerca a una inyección fiscal de £ 190 mil millones, o alrededor del 8% del PIB de 2019. Junto con la caída de los ingresos fiscales y el aumento de los beneficios sociales, el déficit presupuestario del gobierno del Reino Unido será de alrededor de £ 350 mil millones en 2020, o sea el 18% del PIB.

Las últimas medidas están realmente diseñadas para dejar a los trabajadores y a las empresas sin los subsidios del gobierno, que ha pagado hasta el 80% de los salarios de nueve millones de trabajadores enviados a sus hogares. A fines de octubre, estos pagos se reemplazarán por un pago único a los empleadores de £ 1000 por cada trabajador recontratado antes de fin de enero.

Al mismo tiempo, el gobierno ofrece a los empleadores fondos para contratar a jóvenes con contratos de seis meses, más dinero para centros de trabajo y para las autoridades locales; un recorte en el impuesto a las ventas para la industria del ocio y un cupón de £ 10 para reducir los precios en cafeterías y restaurantes.

Las medidas están diseñadas para que la gente vuelva al trabajo y para que las empresas echen a funcionar como antes. Por lo tanto, toda esta financiación es solo temporal. Todo se acaba a finales de enero, momento en que el gobierno espera que el COVID-19 y el confinamiento desaparezcan como una pesadilla y todos puedan despertarse en un nuevo y estupendo 2021.

Pero ninguna de estas medidas puede tener un impacto duradero para lograr una recuperación sostenida. Se dirigen principalmente a los empleadores en las industrias del ocio, no a los otros sectores. Y confían en que las empresas privadas tomen la decisión de volver a contratar a los trabajadores despedidos. No hay un plan de empleo público ni un programa de inversión limitado. El bono por retención de empleo apenas cubre los costos salariales medios de los empleadores.

Tony Wilson, director del Instituto de Estudios del Empleo, ha señalado que el valor del subsidio para reiniciar las empresas era un tercio más bajo que el ofrecido por el Future Jobs Fund del gobierno laborista de Gordon Brown después de la crisis financiera de 2008, pero que tenía el objetivo de crear cuatro veces más empleos. El “City and Guilds Group”, que trabaja con proveedores de educación y empresas de formación, ha apuntado que el esquema de reinicio de empresas solo ayudará a abordar el paro de larga duración si los jóvenes adquieren una formación y cualificaciones que les ayudan a obtener un trabajo permanente. Kirstie Donnelly, directora ejecutiva, dijo: "Si este no es el caso, es solo una solución falsa, o incluso una 'puerta giratoria' de regreso a la cola de desempleo".

Los cupones “Comer fuera” son una broma trágica, dado que el gobierno se vio obligado, pataleando y quejándose, a mantener los cupones para las comidas escolares durante la pandemia, pero ahora ofrece £ 10 por cada comida en restaurantes a un coste más alto.

Hay un extra de £ 15 mil millones para equipos de protección personal (PPE) para el personal sanitario y de atención social. Es un proyecto de ley enorme que llegará demasiado tarde para la mayoría de los trabajadores y solo confirma que el gobierno había reducido las existencias almacenadas antes de la pandemia para ahorrar dinero, pero ahora cuenta con la experiencia y el balance de lo ocurrido, pero sin que beneficie a los trabajadores sanitarios. Mientras tanto, el financiamiento adicional para las autoridades locales está muy por debajo de los gastos incurridos por los ayuntamientos en los últimos tres meses, por lo que estos no tienen más remedio que aplicar toda una ronda de recortes y pérdidas de empleos.

Luego está la grotesca decisión de elevar el umbral del impuesto del timbre en las compras de viviendas. El ministro de finanzas, que aparentemente posee siete casas de lujo, será uno de los beneficiarios, junto con los inversores inmobiliarios para alquilar. El comprador primerizo promedio ya no paga impuestos del timbre en otras regiones y naciones, solo en Londres, y por lo tanto no se beneficiará. Y de todos modos, ¿por qué el gobierno está tratando de aumentar los precios de la vivienda en esta crisis? De hecho, la enorme pérdida de impuestos en el sector inmobiliario podría haberse utilizado mejor para construir nuevas viviendas asequibles, dada la grave escasez de buenas viviendas en Gran Bretaña. De hecho, la anunciada “nueva” inversión en vivienda e infraestructura no es "nueva" en absoluto, sino que simplemente se han acelerado los planes anteriores.

Len McCluskey, secretario general del sindicato Unite, ha declarado que la reducción del impuesto del timbre podría complacer a "los que están mejor y tienen poco que temer en esta crisis",  pero "no sirve de nada a las decenas de miles de trabajadores que han perdido sus empleos en las últimas semanas y los millones más que tememos que podrían seguirlos” .

Frances O'Grady, secretaria general del Congreso de Sindicatos (TUC), ha señalado que el gobierno necesita hacer mucho más para detener la "ola creciente" de despidos. Ha pedido una inversión adicional en empleos en los servicios públicos, incluidas las 200.000 vacantes en el Sistema Nacional de Salud (NHS) y la atención social. “Y si el ministro de finanzas quiere que la gente confíe y coma fuera, debería haber anunciado un aumento salarial para los trabajadores esenciales en apuros en lugar de ofrecer descuentos a los mas acomodados" , añadió.

El problema es que la pandemia no ha terminado en el Reino Unido ni en ningún otro lugar. Gran Bretaña, en particular, ha manejado muy mal la pandemia, logrando la segunda tasa de mortalidad más alta en Europa y la segunda tasa más alta de "muertes en exceso" sobre lo normal en el mundo.

El daño de los tres meses de confinamiento y el crecimiento continuo de nuevos infectados ha afectado a la economía de forma permanente.  Muchas personas no están dispuestas a volver al trabajo, viajar en transporte público o ir a cafeterías y restaurantes, gimnasios, etc., donde el riesgo de infección sigue siendo alto.

La posibilidad de una recuperación en forma de V de la pandemia por la que el gobierno reza no parece probable. La economía del Reino Unido se va a contraer este año en la mayor proporción en 100 años.

Y los créditos y la deuda del gobierno alcanzarán máximos históricos a fines de 2020.

Esta deuda sería manejable, dadas las bajas tasas de interés actuales, si la economía del Reino Unido se recuperara en 2021. Pero las empresas británicas no esperan que eso suceda; en cambio, se están preparando para despedir a sus plantillas y recortar gastos. Los consumidores británicos tampoco corren a comprar a las tiendas.

Lo peor está por venir en cuanto a empleos, ingresos y servicios públicos, ya que las empresas de todos los sectores anuncian despidos y las autoridades locales lo mismo. Y a medida que las empresas quiebren, la carga de los préstamos impagados a los bancos aumentará.

La debilidad subyacente del capitalismo británico ha sido expuesta por la pandemia. Incluso antes del cierre, el crecimiento económico se estaba frenando, la inversión empresarial estaba cayendo y la rentabilidad empresarial nunca ha sido menor desde que hay datos registrados.

La rentabilidad y la inversión alcanzarán nuevos mínimos en 2020. Y Gran Bretaña tiene un historial de recuperaciones lentas y débiles tras las crisis.

Pero este gobierno no quiere liderar la inversión para la recuperación. Quiere que el mercado y las compañías capitalistas lo hagan. Esa es su ideología y esa será la causa de su fracaso a la hora de hacer realidad su deseo de una recuperación en forma de V.

es un reconocido economista marxista británico, que ha trabajado 30 años en la City londinense como analista económico y publica el blog The Next Recession.
Fuente:
https://thenextrecession.wordpress.com
Traducción:
G. Buster